Arzobispo Francisco: “el Club de Damas Católicas presenta este Nacimiento como un regalo a Tijuana”

          Tijuana, B.C.- La bendición del Nacimiento en la zona del río estuvo a cargo de nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Moreno Barrón, el cual fue presentado por el Club de Damas Católicas cada año.

            “En este nacimiento contemplamos al Niño Jesús que se hizo carne de nuestra carne, hueso de nuestro hueso. En todo igual a nosotros menos en el pecado. Dios y hombre verdadero nuestro Señor y Salvador. Y a sus lados contemplamos desde luego a su madre la Santísima Virgen, madre y virgen, concibió por obra y gracia del Espíritu Santo, sin intervención de ningún hombre, y dió a luz al Salvador. Y desde que lo llevó en su seno hasta la actualidad y para siempre estarán unidos madre e hijo. Donde está la madre está el hijo. Donde está el hijo está la madre”, dijo Mons. Moreno Barrón.

          También destacó el importante papel que desempeño San José, su padre adoptivo, fiel custodio y protector de la Santísima Virgen y de Dios encarnado.

          Sobre los Reyes Magos y los pastorcitos dijo que representan a la humanidad.

          “Esta escena ya nos anticipa lo que celebraremos el 24 por la noche, la Nochebuena y al día siguiente la Navidad, que significa Dios con nosotros. Como cada año el Club de Damas Católicas presenta este Nacimiento como un regalo a Tijuana, sin duda alguna en este lugar público para expresar, para manifestar, no sólo su fe, sino para poner en manos de esta bendita ciudad fronteriza a todos los que vivimos en ella. Los que habitamos aquí desde hace poco o hace mucho tiempo, o también los que transitan aquí como migrantes”, destacó el Arzobispo.

          Y pidió a Dios “que toque nuestros corazones. Que esta Navidad sea lo que realmente significa: ´Dios con nosotros´, que nuestra vida esté llena de Dios, de la ternura de Dios porque sin Dios nuestra vida no tiene ningún sentido, es un absurdo. Venimos de Dios y un día, tarde o temprano, tenemos que retornar a la fuente que es Dios.

          Además dijo que “este divino niño, divino y humano, el Niño Jesús, inspire toda nuestra vida y oriente toda nuestra existencia hacia el amor de Dios manifestado en unos con otros, en esta tierra bendita que nos acoge a todos, y donde se alaba al Señor”.

          Posteriormente bendijo el Nacimiento mientras un coro entonaba bellos villancicos.

          La bendición se llevó a cabo el sábado 2 de diciembre a las 4:00 p.m.