Así como Jonás fue un signo para los ninivitas, también el Hijo del hombre lo será para esta generación