El Arzobispo Francisco nombró nuevo párroco de la Medalla Milagrosa al Pbro. Sergio Camarillo Manrique

Tijuana, B.C.- La Santa Misa de toma de posesión del Pbro. Sergio Murat Camarillo Manrique, presidió nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Moreno Barrón, y concelebraron varios sacerdotes en la Parroquia Medalla Milagrosa.

“Queridos hermanos cada ocho días la familia católica, nosotros cristiano católicos nos congregamos en torno al altar para saciar nuestra hambre y nuestra sed de Cristo Jesús, pan de vida eterna. Y saben ¿cuál es la mejor preparación para la Santa Misa en domingo? Comer en familia unidos en el amor, todos los días entre semana”, dijo durante la homilía el Arzobispo.

Destacó que ir a Misa y no comulgar es como ir a un banquete y no comer. Y que en la Eucaristía Cristo Jesús se nos entrega y nos nutre primero con su palabra, la cual nos da vida, camino seguro de nuestra felicidad. Así mismo se nos da hecho comida a través del pan consagrado y el vino consagrado.

“Cristo Jesús hoy se sigue haciendo presente en cada Misa según su voluntad: ´hagan esto en conmemoración mía´. El pan de trigo se convierte en su cuerpo y el vino de uva se convierte en su sangre. Y llegado el momento de la comunión podemos alimentarnos de Jesús. La Santa Misa nos nutre con Cristo palabra y con Cristo pan de vida. Y nosotros nutridos así en la Misa dominical salimos después a la calle, regresamos al hogar, al trabajo toda la semana, sensibles como Jesús para descubrir las necesidades de nuestros hermanos sobre todo los más pobres, lo que más hambre de pan tienen, los que sufren, los enfermos, los migrantes, los que parecen menos útiles a los ojos del mundo”, mencionó Mons. Moreno Barrón.

También comentó que el párroco y el vicario les van a mostrar cómo han de vivir unidos en el amor en la familia y los va a convocar a la Eucaristía dominical, a donde acudan felices y que no se quieran ir.

Y su párroco llega para mostrarles las buenas noticias del Evangelio y los va a santificar con los sacramentos, especialmente con la Eucaristía, centro de la vida de la Iglesia, y la oración. Y que va a ser como un padre, un pastor que los guía en el amor, e invita a los fieles a abrir su mente y su corazón en torno a su nuevo párroco para que juntos construyan una hermosa comunidad parroquial.

Posteriormente el Padre Sergio rezó el Credo, hizo su profesión de fe y la renovación de sus promesas sacerdotales, así como varios ritos de su toma de posesión como la bendición con el Santísimo Sacramento.

Al término de la celebración eucarística el Pbro. Juan Carlos Ackerman Ayón, ex párroco, se despidió de su anterior comunidad parroquial agradeciéndoles todo su apoyo y su amor.

También el nuevo párroco, Padre Sergio, agradeció al Arzobispo Francisco por su primer nombramiento como párroco, y a los sacerdotes que lo acompañaron.

“Quiero agradecer el don del sacerdocio que nos permite traer el pan del cielo a ustedes. Realmente es una bendición para nosotros como sacerdotes servirles. Me da mucha alegría ver con cuanto cariño han acompañado al Padre Juan Carlos, y también espero que así como aplaudieron sigan rezando por nosotros. Es muy importante recen por nosotros, ofrecer ramilletes espirituales, ofrecer rosarios para que haya más vocaciones también para nuestra querida Arquidiócesis. Aquí estamos para servirles. Muchas gracias”, dijo el nuevo párroco.

La Santa Misa se llevó a cabo el domingo 5 de agosto a las 12:00 p.m.