El Arzobispo invita a los jóvenes a llevar a sus parroquias el testimonio y la alegría gozosa de su juventud