Es verdad, ¡el Señor ha resucitado…!