Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino finísimo…