La Provincia Baja California recibió los signos de la Jornada Mundial de la Juventud

    Tijuana, B.C.- La Arquidiócesis de Tijuana fue la sede de la Provincia de Baja California que recibió los signos de la Jornada Mundial de la Juventud, el sábado 9 de septiembre en el Faro de Playas de Tijuana a las 12:30 de la tarde.

          Los signos de la Jornada Mundial de la Juventud son la Cruz Peregrina y el Ícono de Nuestra Señora del Pueblo Romano.

          Desde las 11:00 a.m. los jóvenes de las Diócesis de La Paz cuyo Obispo es Mons. Miguel Ángel Alba, Mexicali cuyo Obispo en Mons. Isidro Guerrero, Ensenada cuyo Obispo en Mons. Rafael  y de Tijuana se empezaron a reunir en el Faro de Playas de Tijuana, en espera de los signos.

          El Coordinador de la Pastoral Juvenil Provincia de Baja California, Pbro. Felipe Diosdado Hernández, dio la bienvenida a los jóvenes en el Faro “hermanos, hermanas jóvenes, muchachas, pongamos nuestra mirada en Cristo. Así como nos dice Juan Pablo II no tengan miedo de mirarlo a él. No tengamos miedo de mirar a Cristo, no tengamos miedo de mirar la cruz. Mira la cruz, fue por ti porque te amo. No tengamos miedo de cargar nuestra cruz como Jesus nos invitó el domingo en el Evangelio…”.

         Panamá, sede de la Jornada Mundial de la Juventud el siguiente año, compartió esa bendición con la Región de México y Centroamérica.

          Después de la recepción los jóvenes se trasladaron al Santuario Nuestra Señora del Sagrado Corazón donde el Arzobispo Metropolitano de la Arquidiócesis de Tijuana, Mons. Francisco Moreno Barrón, les dio un emotivo mensaje.

          “Queridos jóvenes y adolescentes de la Pastoral Juvenil que peregrina en México y a través de ustedes, queridos jóvenes, todos de esta Provincia de Baja California. Por iniciativa primero, tiempo atrás, el Papa san Juan Pablo II, luego el Papa Benedicto XVI, y ahora del Papa Francisco antes de una Jornada Mundial de la Juventud estas insignias o signos de la cruz de Cristo y del ícono de la Santísima Virgen María, con Jesús en sus brazos, peregrina a través de las diócesis para disponer los corazones de los jóvenes a ese encuentro fuerte con Cristo en lo que se ha llamado desde 1995 la Jornada Mundial de la Juventud”, dijo a los adolescentes y jóvenes Mons. Moreno Barrón.

          Y agregó: “Tenemos la alegría, el privilegio y la responsabilidad de recibir ahora en esta provincia estas insignias…este envío cariñoso del Papa Francisco que quiere prepararlos a la Jornada Mundial de la Juventud, pero sobre todo, que quiere con estos gestos y estas insignias que todos nosotros le abramos en nuestras situación particular de nuestras diócesis, de nuestra pastoral juvenil, de nuestras familias, de nuestra sociedad, de par en par nuestro corazón a Cristo Jesús. Como resuena la voz de nuestro Papa querido san Juan Pablo II, que por primera vez dijo: ´jóvenes abran de par en par las puertas a Cristo Jesús, que él nada les quita de lo que ustedes quieren, y les da todo lo que necesitan para ser inmensamente felices”.

          Además destacó que Jesús es quien responde verdaderamente a nuestros anhelos de felicidad, no sólo en tiempo, sino también hacia la eternidad. Y les recordó que la Iglesia necesita de ellos para darle un nuevo rostro y que responda a las grandes necesidades del hombre de hoy.

          Enseguida adoraron a Jesús Eucaristía.

          A las 4:00 p.m. se llevó a cabo una alegre procesión hacia la Catedral Nuestra Señora de Guadalupe donde los sacerdotes que representaron cada una de las diócesis concelebraron la Santa Misa a las 5:00 p.m.

          Finalmente las y los jóvenes veneraron la cruz y el ícono de la Virgen María y el Niño Jesús.