Ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda