Aclaración sobre la situación del Pbro. Raymundo Figueroa

 

La difícil y dolorosa situación con el Presbítero Raymundo Figueroa Pérez, ex párroco de la Parroquia Santísimo Sacramento de Playas de Rosarito, fue aclarada por el Vicario General, Presbítero Juan García Ruvalcaba y el Secretario Canciller, Presbítero Antonio Beltrán Coronado en rueda de prensa, que se llevó a cabo hoy martes 10 de noviembre en la parte construida de la futura Nueva Catedral.         El Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz, dio a conocer un comunicado el 3 de noviembre donde se refiere a la amonestación hecha al padre Figueroa Pérez por desobediencia, simonía y rompimiento de la comunión con los miembros de la Iglesia.         “De parte del Señor Arzobispo Don Rafael Romo Muñoz, la postura, digámoslo, de él como pastor de esta iglesia de Tijuana es mantener la benevolencia en la paciente espera de que el padre Raymundo Figueroa recapacite y retome los caminos de la obediencia…Esperamos que haya  un cambio de actitud y vuelva. Lo que, tendríamos que decirlo, si se mantiene una postura dura en este sentido, y después de un tiempo considerable no hay muestras pues ciertamente lo más lamentable y lo que no se espera, no se piensa y no se quiere es que fuera a llegar a la suspensión del ejercicio ministerial del padre Raymundo”, comentó el padre Beltrán Coronado.          Y continuó: “No podemos apresurar, sino que tomamos en consideración que es un sacerdote. No se quiere dañar a la comunidad tomando acciones que vengan a violentar más la paz que ya se ha perdido al lado de estas circunstancias”.Explicó que se han suscitado a lo largo de estos días distintas declaraciones donde en algunos medios todavía prevalece la declaración hecha desde un principio, en mayo, por parte del padre Figueroa y de la comunidad parroquial que la llamada de atención partió por la contingencia sanitaria. Sin embargo los motivos de la amonestación son por lo declarado en el comunicado por parte del Arzobispo. El padre Beltrán Coronado también es el notario de la Arquidiócesis de Tijuana, quien elabora todas las actas, y en estas consta que desde septiembre de 2008 se le citó al padre Figueroa con el Consejo de Consultores (grupo de sacerdotes que dan sus opiniones al Arzobispo sobre diversos temas). Las respuestas del padre Figueroa han sido con un lenguaje ambiguo, la mediana aceptación, el retraimiento, la aceptación, el arrepentimiento.“El de generar cierta sensación de enmienda, más sin embargo ha sido pues este continuo mantenerse en esa red señalada de celebraciones, inclusive fuera de lo que es la competencia, que como sacerdote puede tener, que está reducida únicamente a la celebración de los sacramentos en el territorio a él confiado: la Parroquia del Santísimo Sacramento. El resto de los sacramentos celebrados fuera de su comunidad sin el permiso en este caso celebrados en San Diego, en Los Ángeles, inclusive los matrimonios fuera de su celebración sin el permiso del ordinario, es decir, del Obispo y/o del párroco son inválidos”, destacó el secretario canciller.Mientras que los sacramentos de iniciación: bautismo, confirmación y primera comunión son válidos pero ilícitos porque no están debidamente anotados en los libros parroquiales.También el Vicario General tuvo varias reuniones con el padre Figueroa para seguirlo instando a dejar a un lado esas conductas.Entre las pruebas sobre su actuar se encuentran cartas de sacerdotes y del Cardenal Roger Michael Mahony de Los Ángeles, California donde hacen alusión a que el padre Figueroa se encuentra en su diócesis celebrando indebidamente los sacramentos.Posteriormente siguieron las pláticas con el padre Figueroa de parte del Arzobispo, el Vicario General y el Secretario Canciller, y les dijo que sí iba a dejar la parroquia, pero ese día que se iba a dar el cambio de párroco se dio la situación en que los feligreses de esa parroquia no permitieron el acceso al Arzobispo y los sacerdotes.“Todavía recientemente nosotros recibimos una llamada donde hacía alusión que en octubre pasado se había vuelto a presentar a celebrar sacramentos, decir se volvió a presentar, recordemos que hay toda esta red creada que sea él que celebre, sea que envía a alguien a que celebre los sacramentos”, destacó el Secretario Canciller.Aclaró que el padre Figueroa es el párroco nombrado para la Parroquia Villa de Guadalupe, por lo que se nombró provisionalmente a un administrador parroquial así como en la Parroquia Santísimo Sacramento, que no tienen párroco.Reconoció también el trabajo y la calidad de la persona del padre Figueroa, quien es emprendedor y quien ha hecho encender una semilla en esa parte de la Arquidiócesis, pero el templo no lo construyó él, sino son varios los sacerdotes que han hecho su aportación en el crecimiento de esta comunidad parroquial, así como los fieles.Y afirmó que no cree sean ocho mil las personas que apoyan al padre Figueroa, ya que en el evento del 4 de noviembre calcula había en el patio parroquial alrededor de 400 personas, entre éstas muchos niños y adolescentes.Por su parte el Vicario General, Presbítero Juan García Ruvalcaba, comentó que “a nosotros y al señor Arzobispo es lo que más le duele, es un hermano sacerdote y lo queremos, lo queremos mucho, pero diálogo no significa que sea exactamente lo que ese grupito quiere y él quiere. Diálogo significa razonemos, entendámonos…Y todo lo que hace el señor Arzobispo es por el bien de la comunidad misma. Lamentablemente crearon un villano imaginario, inventaron que el señor Obispo es el malo, está mal aconsejado”.Además dijo que inventan líos de faldas de otros sacerdotes, lanzan rumores y mentiras descaradas, porque saben que tienen efecto porque siembran la duda.Mencionó que simonía significa lucrar con la organización de celebraciones con lo sagrado, y que el grupo de personas que apoya al padre Figueroa quiere desviar la atención diciendo que porque invierten en cosas buenas para el templo eso es simonía, y no es así.Sobre la red detalló que consiste en catequistas, sobre todo, que viven en Estados Unidos y que tienen un domicilio fijo y que van con sus vecinos e inscriben a los niños, preparan la celebración con una lista de niños y cobran una cantidad en dólares, de las cuales tienen constancia que pueden ser de hasta 500 dólares. Después llega el sacerdote o el supuesto obispo a celebrar.“Y es una red programada. Todavía después de las llamadas de atención le dije: ´oye Raymundo acaba de haber otra celebración, ¿tienes que ver en eso? Y a su estilo como dice el padre Antonio Beltrán, digo lo queremos mucho, es un estilo inaceptable…(y respondió) ´si me di cuenta y si lo autoricé´. Es decir acepta las cosas…Ese tipo de cosas que son tan obvias, tan claras de la simonía, es decir, una red de celebraciones de la cual no le da cuenta a nadie”, destacó el Vicario General.También en un templo donde estuvo construyó rápido sin tomar en cuenta un dictamen que recomienda destruir ese templo, problema que le dejó a otro sacerdote.Así como en la Parroquia Santísimo Sacramento está construyendo nichos sin las medidas adecuadas, que en un futuro puede ocasionar un problema.“El señor Arzobispo como lo dice todo el asunto está en tergiversar la información para hacerse la víctima en algo que es tan obvio con él. La falacia ad cominent, es decir, así se le conoce el argumento en el cual cuando con mis mentiras no puedo contra la verdad me voy contra quien me está diciendo la verdad con más mentiras o al menos con exageraciones o aprovechándome de los defectos que tenga”, afirmó el padre García Ruvalcaba.De hecho en la mañana recibió una llamada de California, Estados Unidos donde le dicen que hay una boleta de bautismo que dice que se bautizó en Los Angeles, California, sin embargo la boleta dice Cristo Resucitado en Tijuana, parroquia donde antes estaba el padre Figueroa.Y que lo más triste es que la confianza de la comunidad, la gente buena, ve deteriorada la confianza en su Obispo, quien nombra a un sacerdote en una parroquia para que sea una extensión de la Iglesia y no para que siembre desconfianza en el Obispo con los rumores de que ellos, los padres Beltrán y García, lo están manipulando, engañando y desinformando.“Es algo muy lamentable. Realmente a mí me da vergüenza, al Obispo le da vergüenza…Ahora el señor Arzobispo se vio obligado a sacarlo a la luz pública porque fueron ellos los que amenazaron y cumplieron con la presión mediática. Y lo siguen haciendo. Todavía hasta ayer siguen convocando reporteros. Este grupito de personas sabiendo lo que saben ya no puede presumir inocencia. Fue muy triste esto del miércoles pasado, lo ofensivo, lo vergonzoso para nosotros como católicos que estas personas estén cerrando las puertas, que toquen las campanas cuando el Obispo está hablando, que otra señora empiece a gritar cuando el Obispo está hablando”, comentó el padre García Ruvalcaba.Dijo al grupo que apoya al padre Figueroa lo siguiente: “tienen la oportunidad ahorita de ser leales al Obispo sabiendo la verdad. Tienen la oportunidad de ser sensatos, razonables, de entender las cosas y no dejarse llevar, porque si siguen empecinados o apoyando el empecinamiento vergüenza les va a dar a sus hijos porque todo queda claro, todo sale a la luz, todo queda en evidencia”.Y lamenta que niños hayan sido entrenados para gritar: “que diga el Obispo la verdad, que diga el Obispo la verdad. Cómo es posible infundir valores de falta de respeto a las personas que representan las instituciones más serias. Eso es muy triste…Y por favor recobren la confianza en el Obispo, lo que dice es la verdad, y la verdad es la verdad”.

Podría también gustarte...