Que en ese amor “vivan, se muevan y sean”

     Valerosos amigos lectores: que el amor que condujo al  santo mártir  Valentín y a tantos otros  a ofrendar su vida y derramar su sangre para demostrar su fe y su amor, sea algo así como el agua para los peces, su “modus vivendi”, su ambiente natural, su ‘sitz am leben” como dirían los alemanes. Que en ese amor “vivan, se muevan y sean”.  Que Dios les permita disfrutar de las legítimas satisfacciones y  placeres con los que no deja de regalarnos esta bendita vida.

      En cierta ocasión se extravió un león en el bosque. En eso se le clavó una espina en la mano,  de manera que le causaba mucho dolor.  Se encontró un pastor y empezó a mover la cola y enseñarle la mano con la espina clavada como pidiéndole que se la sacara. El pastor, asustado y temeroso le puso una vaca enfrente para que se la comiera. Pero el león no hizo caso de la vaca y como pudo le mostró la mano espinada, hasta que  consiguió que el pastor se la quitara.  En agradecimiento el león le lamió las manos. Pasaron varios años. Un día el  león fue capturado y llevado  a un circo donde  lo destinaron  a devorar delincuentes (como el “muletas”). Casualmente aquel pastor había cometido un delito grave y fue llevado al circo y condenado a morir.  Cuando lo vio el león, lo reconoció  y en lugar de abalanzársele y devorarlo, se le acercó mansamente y lo defendió de los otros leones.

     Los espectadores conocieron la historia y pidieron para ambos la libertad. Moraleja: hemos de ser agradecidos con quienes nos hacen bien. 

      Amigos: el evangelio de las bienaventuranzas en la versión “lucana” difiere no poco de la versión de Mateo.  Lucas, por cierto nuestro compañero de camino en este ciclo C,  agrega los “ayes”, ay de….ay  de…… que son una especie de “exorcismo” o condena al desenfreno, la riqueza mal habida,  la panchanga sin tregua,  la vida entendida como carnaval. 

      No olvido que  el día 14 suele celebrarse el “amor y la amistad”. Deseo por tanto para cada uno toneladas de amor y amistad no sólo ese día sino siempre.

      Amigos: el día 17 entra pronto la cuaresma, tiempo sagrado y propicio para volvernos al Dios de misericordia y de perdón.  Ignoro porqué razón los carnavales se tienen en los puertos. Quizá porque se supone que son los lugares más propicios para el desenfreno, cosa que no es siempre cierta. Han perdido su razón de ser religiosa. Parece que los carnavales surgieron en  épocas en las que la cuaresma era un tiempo de rigurosa penitencia, ayuno y mortificación. Entonces como que antes de entrar en él, solían como se dice “darle vuelo a la hilacha”. Se concluye el “martes” de carnaval o sea la víspera del “miércoles de ceniza”. El más famoso es el de Río de Janeiro en Brasil, donde tendrán lugar  los Juegos Olímpicos.

      La cuaresma inicia con la “imposición de la  ceniza”, un gesto antiguo, simbólico, que parecería anacrónico, pero no lo es. Por el contrario hay que decir que goza de muy buena salud. Es quizá el día en el que más cristianos acuden al templo. 

      La ceniza bendita no tiene poderes sobrenaturales. Más bien busca movernos a la penitencia.  Pretende decirme: llegó la cuaresma, entra en ella. Entrarás en la mortificación de los sentidos, en la escucha de la palabra de Dios, en la reflexión, en el propósito de cambiar la vida, en la preocupación por las cosas del espíritu,  en la religiosidad, en la oración.

      La cuaresma nos invita a superar la superficialidad, el materialismo,  el hedonismo ramplón,  olvido de las cosas sagradas, el egoísmo. Pido a Dios que les regale su bendición.  

Monseñor Eduardo Ackerman Durazo

Parroquia Santa María Reina de la Paz

eduardoackerman@yahoo.com.mx

Podría también gustarte...