COMUNICADO A LA ARQUIDIÓCESIS DE TIJUANA Y A LA SOCIEDAD EN GENERAL “ROSTRO E IDENTIDAD MIGRANTE”

1.- Del 13 de octubre a la fecha, han salido varias caravanas de migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala rumbo a Estados Unidos. Desconocemos el número preciso de migrantes que en estos grupos transitan por nuestro país, pero son varios miles que, huyendo de la violencia, inseguridad, pobreza y falta de trabajo, aspiran a mejores condiciones de vida. De hecho, algunos se han adelantado y llegaron ya a Tijuana en pequeños grupos.

2.- Toda persona humana tiene derecho a emigrar, pero es una grave responsabilidad de sus gobiernos garantizarles seguridad y oportunidades de trabajo, de modo que no tengan que abandonar su tierra, con todos los riesgos que ello implica. El éxodo de tanta gente les debe cuestionar sobre lo que no están haciendo bien frente al pueblo que los eligió para servirlo.

3.- Hoy más que nunca es urgente que, para ordenar los flujos migratorios y por el bien común de todos los pueblos, los gobiernos de los diferentes países unan esfuerzos para implementar proyectos realistas y efectivos que resuelvan las necesidades básicas de las familias y les ofrezca alternativas de superación y desarrollo en su tierra de origen.

4.- En este caso y por su propio bien, Estados Unidos, en coordinación con los gobiernos locales, podría impulsar un plan global de apoyo económico a los países centroamericanos, asegurando que se traduzca en bienestar integral de las comunidades, sobre todo en fuentes de trabajo. México mismo podría sumarse a esta iniciativa, para que no nos acostumbremos a estos masivos éxodos humanos en nuestro continente, marcados por tanto riesgo y sufrimiento, y la migración se realice de modo ordenado y en condiciones dignas.

 5.- Desde su ingreso a nuestra patria, el gobierno mexicano es el primer responsable de estos migrantes durante su travesía y en su destino, reconociendo su dignidad humana, respetando sus derechos y ofreciéndoles ayuda. La sociedad mexicana, con un corazón compasivo, ha mostrado su solidaridad a los integrantes de las caravanas por los distintos pueblos que van pasando.

6.- El gran reto para el gobierno y la sociedad de México se concentra en los estados y ciudades de las fronteras con Estados Unidos, a donde llegarán los migrantes. Todos quieren pedir asilo a Estados Unidos, pero hay miles de migrantes más esperando lo mismo, recluidos en algún lugar del país vecino. La cruda y triste realidad es que solo el tres o cuatro por ciento de estos solicitantes encuentra una respuesta favorable y los demás son deportados a su país de origen. Muchos otros migrantes jamás pudieron pisar suelo norteamericano y continúan en las ciudades fronterizas o buscan regresar a su tierra.

7.- Este es el difícil escenario que les espera a los integrantes de estas caravanas. Ellos tienen derecho a conocer la verdad y hay que publicarla, no para desalentarlos, sino para que tomen libre y conscientemente su decisión de seguir adelante, optar por otra alternativa o claudicar en su empeño por conquistar el supuesto “sueño americano”. Sabemos que un buen número, ante las dificultades del camino, han regresado ya a su tierra.

8.- Aún es tiempo de que las autoridades competentes se acerquen a los migrantes en las caravanas y les informen sobre los diferentes puntos fronterizos a los que pueden acceder, de modo que opten por llegar a varias ciudades, y reciban una mejor atención a su llegada.

9.- Desconocemos cuántos migrantes de estas caravanas llegarán a Tijuana. Lo cierto es que no estamos en condiciones de recibir un numeroso contingente. Otros pueblos los han acogido por uno, dos o tres días, pero se prevé que en Tijuana permanecerá una parte de ellos por largo tiempo, mientras les permiten el acceso para el proceso de investigación antes de concederles el asilo o repatriarlos, que es lo más probable. La otra parte de migrantes se quedará definitivamente en Tijuana o intentará volver a su patria. Como vemos, se trata de un tema muy complejo y de un gran reto para nosotros.

10.- Nuestra Arquidiócesis de Tijuana, que comprende las ciudades de Tecate, Rosarito y Tijuana, tiene rostro e identidad migrante. Esto no es motivo de pena, hemos de sentirnos orgullosos de ser migrantes, como lo fue el mismo Jesucristo. Un alto porcentaje de los habitantes de la Baja California llegamos a estas tierras como migrantes y otros son hijos o nietos de migrantes. Muy pocos tienen aquí su origen de tercera generación. Esta realidad nos sensibiliza y dispone para dar la mano a nuestros hermanos migrantes que pasan o llegan a estas tierras. Así ha sido a través de los años.

11.- Para atender esta emergencia inminente, necesitamos unir esfuerzos gobierno, iglesia y sociedad en una sola organización, abiertos a la colaboración de otras comunidades religiosas, instituciones civiles y educativas, etc. Daremos seguimiento a esta corresponsabilidad desde la mesa de los desplazados, en la que fortaleceremos nuestra representación y participación como Iglesia.

12.- Para disponernos a colaborar en la acogida a los nuevos migrantes, he convocado a los organismos de la Arquidiócesis de Tijuana que ya ofrecen atención de caridad a los pobres y migrantes. Estos organismos eclesiales son: Desayunador Padre Chava, Casa del Migrante Scalabrini, Instituto Madre Asunta, Pastoral Social Tijuana, Pastoral del Trabajo, Pastoral de las Adicciones, Pastoral Penitenciaria, Pastoral de la Salud, Pastoral de la Movilidad Humana, Cáritas Tijuana, Pro Amore Dei, Casa de los Pobres, Casa del Migrante en Tecate y los Servicios de los Misioneros y Misioneras de la Caridad. La atención que brindan estos organismos es muy variada y constante. Con ellos y las parroquias nos reorganizamos para ser más eficientes en nuestro servicio. La llegada de los migrantes centroamericanos no debe alterar la atención regular a los migrantes que llegan de las diferentes entidades de la República Mexicana.

13.- Hago un llamado a toda la sociedad a colaborar en un esfuerzo común ante el inminente arribo de las caravanas migrantes, a fin de que bien organizados y sin detrimento del orden social, salgamos adelante en esta nueva contingencia.

Para ello, nos proponemos:

 

  1. Disponer los centros de acogida que ya tenemos y acondicionar otros espacios para que reúnan las condiciones necesarias. En este sentido y, si se requiere, exhorto a los sacerdotes a abrir temporalmente algunos espacios en los centros parroquiales para albergar a migrantes.
  1. Colectar enceres de cocina, alimentos, ropa y zapatos de todas las tallas, artículos de aseo personal, artículos de limpieza, ropa de cama, artículos de primeros auxilios y medicamentos no caducados. El centro de acopio en dinero y en especie será Cáritas Tijuana A.C. y desde allí se distribuirán los apoyos recibidos a donde se requiera.
  1. Elaborar programas a largo plazo, de acuerdo con las autoridades y organizaciones competentes para la regularización, vida laboral, asistencia médica y jurídica de los migrantes, a la manera como ya se realiza con los mexicanos recibidos por el Instituto Nacional de Migración en el punto de repatriación.
  1. Implementar un reglamento para los centros de albergue, de modo que funcionen adecuadamente y los migrantes sean corresponsables en su dinámica interna. Este reglamento se hará del conocimiento de las autoridades y de toda la sociedad.
  1. Integrar y capacitar equipos de voluntarios para los centros de acogida. Quienes deseen ser voluntarios, manifiéstenlo en alguna de las organizaciones ya mencionadas.

14.- Conociendo nuestros limitados recursos, no estamos promocionando que vengan los migrantes a Tijuana, ni les vamos a resolver su vida, pero quienes lleguen serán bien recibidos y les compartiremos desde nuestra pobreza y en la medida de nuestras posibilidades.

15.- Frente a nuestra disposición para acogerles, pedimos a los migrantes que, valorando lo que les ofrecemos, sean corresponsables en el desarrollo de este proyecto y respeten y cuiden de nuestras ciudades, contribuyendo en la construcción de un clima de paz y bienestar en nuestra sociedad.

16.- Agradezco a los medios de comunicación social su empeño en informar a la opinión pública sobre este testimonio solidario, que fortalecerá nuestra identidad migrante en Tijuana y Baja California.

Servidor en Cristo Jesús…

+ Francisco Moreno Barrón

Arzobispo de Tijuana

 

  

Tijuana, B.C. 9 de noviembre de 2018

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Podría también gustarte...