El Arzobispo Francisco invita a vivir plenamente su vocación a las religiosas y religiosos

           Tijuana, B.C.- La Santa Misa de La Jornada Mundial de la Vida Consagrada, cuyo lema fue “La vida consagrada y el amor de Dios”, presidió nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Moreno Barrón, y concelebraron el Jefe Episcopal de la Vida Consagrada, Fray Juan Ignacio Muro, el Preside del Pontificio Instituto de Liturgia, Pbro. Jordi Piqué, y sacerdotes de distintas comunidades.

             Religiosas de diversas comunidades participaron en la Eucaristía en la Catedral Nuestra Señora de Guadalupe.

          “Unidos a la Iglesia universal celebramos este día en el mismo día en que la Iglesia celebra la presentación del Niño Jesús en el templo, la jornada de la vida consagrada. Me da mucho gusto saludar y acoger en esta santa Iglesia Catedral a todas mis hermanas religiosas, mis hermanos religiosos de esta Arquidiócesis de Tijuana”, dijo Mons. Moreno Barrón.

          Además agregó: “Queridas hermanas, queridos hermanos, en este día como su Obispo que les ama, que les valora, que les invita a vivir plenamente su vocación con el carisma propio al que han sido llamadas, al que han sido llamados. En este día les exhorto a tomar la decisión de renovar los compromisos que hicieron con alegría el día de su primera, de su segunda, de su última y definitiva profesión religiosa. Y que lo hagan con la misma ilusión con que lo hicieron en aquella ocasión, seguros de que hoy Dios les va a colmar de sus gracias y bendiciones. Esta jornada les invita a descubrir el amor de Dios en Jesús, con quien ustedes se han desposado, y a renovar entonces su decisión de vivir como auténticas discípulas, discípulos  de Jesús y siendo sus fieles entusiastas misioneros en esta tierra de misión donde han sido sembradas, sembrados por su providencia del Padre”.

          La Eucaristía de acción de gracias se llevó a cabo el viernes 2 de febrero a las 5:00 p.m.

 

 

Podría también gustarte...