El presbiterio de la Arquidiócesis, impulsa la formación permanente sobre la sinodalidad

Pastoral de la Comunicación

Tijuana, B.C.- A partir del Directorio para el Ministerio y la vida de los Presbíteros, dado por la Congregación para el Clero, subraya que la formación permanente es una exigencia, que nace y se desarrolla a partir de la recepción del sacramento del Orden (no. 87), en la cual, explica que se trata de una necesidad intrínseca al mismo don divino que debe ser continuamente «vivificado» para que el presbítero pueda responder adecuadamente a su vocación. Él, en cuanto hombre situado históricamente, tiene necesidad de perfeccionarse en todos los aspectos de su existencia humana y espiritual para poder alcanzar aquella conformación con Cristo, que es el principio unificador de todas las cosas.

“Queridos padres iniciamos esta Semana de  Estudio y Formación. Me da mucho gusto que nos acompañen los diáconos y nos acompañen también los estudiantes de Teología. Estoy seguro que va a ser muy enriquecedor este curso. Como ustedes saben vamos a estudiar este documento de la Sinodalidad en la vida y en la misión de la Iglesia”, dijo nuestro Arzobispo Francisco Moreno Barrón en el mensaje de bienvenida.

Explicó que la Comisión Teológica Internacional, que estudia los temas doctrinales más importantes de la Iglesia, entre 2014 y 2017 estuvo reflexionando sobre este tema, la sinodalidad, palabra muy antigua presente en la tradición de la Iglesia. Y a partir del Concilio Vaticano II ha cobrado un gran impulso especialmente los últimos años.

También dijo que el 3 de mayo de este año se dio a conocer al mundo entero el trabajo del estudio realizado durante estos años por la Congregación de la Doctrina de la Fe.

“Sinodalidad significa caminar juntos. Esto no es algo nuevo en la Iglesia. La Iglesia siempre ha sido muy consciente de que esa es su vocación, pero ahora este documento nos hace tomar más conciencia y asumir un compromiso de vivir así y de actuar de esta manera, sobre todo en la misión que tiene la Iglesia, hacia dentro y hacia fuera. La sinodalidad caminar juntos significa ante todo hacerlo todo, cualquier actividad, en este espíritu de ir como  hermanos dando paso a paso, significa que cuando nos congregamos, además de las actividades, que cuando nos congregamos lo hacemos en sinodalidad y sobre todo si nuestras actitudes, nuestras acciones y nuestras reuniones son en la sinodalidad entonces el horizonte misionero tiene esta perspectiva, este enfoque. La misión de la Iglesia se vive en sinodalidad que significa que todos meten el hombro, que todos vamos unidos en esta encomienda que tiene la Iglesia hacia adentro y hacia afuera”, destacó el Arzobispo.

Además refirió que ya vamos caminando en sinodalidad con la Experiencia de Renovación Parroquial, así como con los Ejercicios Espirituales del presbiterio en torno a la Pastoral Presbiteral.

“Creo que llega este curso, esta reflexión en un momento clave porque de ahora en adelante este va a ser el espíritu que anime a nuestra Arquidiócesis en todo lo que hacemos en nuestras reuniones y en nuestra tarea misionera…El Papa Francisco nos ha dicho sobre todo que la sinodalidad no son meras acciones o eventos o por algún tiempo, sino la sinodalidad es ya la manera de ser y de vivir la Iglesia permanentemente”, enfatizó Mons. Moreno Barrón.

Por ello, los días del 25 al 28 de septiembre los sacerdotes de nuestra Arquidiócesis compartirán unos días dedicados a la actualización y profundización conforme al tema elegido para este formación, en torno a la “Sinodalidad”  que se concentra en la vivencia profunda y responsable de “caminar juntos”.

Dicha formación permanente, visualiza las rápidas y difundidas transformaciones en un tejido social frecuentemente secularizado son otros factores, típicos del mundo contemporáneo, que hacen absolutamente ineludible el deber del presbítero de estar adecuadamente preparado, para no diluir la propia identidad y para responder a las necesidades de la nueva evangelización.

 

 

Podría también gustarte...