En la XVI Marcha por la Vida, la Paz y la Misericordia puedes ganar la indulgencia plenaria

 

Tijuana, B.C.- La Arquidiócesis de Tijuana llevará a cabo la XVI Marcha por la Vida, la Paz y la Misericordia, cuyo lema es “Misericordiosos como el Padre”, el próximo domingo 13 de marzo partiendo del ex Toreo de Tijuana a las 9:00 a.m. para llegar al Auditorio de Tijuana donde celebrarán la eucaristía a las 12:00 p.m.

“Es un canto a la vida. Después las circunstancias de nuestra ciudad nos hicieron pensar mucho en la necesidad de la paz y por lo tanto añadimos y canto a la paz. Y permanentemente canto a la vida y canto a la paz. Tiempo después las circunstancias que nos fueron invitando a tomar ciertos motivos más y en algún momento añadimos el canto a la libertad religiosa. Por un año que fue circunstancial. Ahora también circunstancialmente pero una circunstancia muy importante como lo es la misericordia porque el Santo Padre nos ha invitado a un año especial: Año santo de la Misericordia. Por lo tanto este año nuestra marcha es un canto a la vida, un canto a la paz y un canto a la misericordia”, dijo el Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz, en rueda de prensa.

E invita a toda la comunidad a unirse, y espera que se supere el número de participantes del año pasado que fueron 35 mil.

Refirió que el inicio de esta marcha fue en el Jubileo del año 2000 cuando todo el Episcopado Mexicano se puso de acuerdo para su realización en torno al 25 de marzo, celebración de la encarnación de Nuestro Señor Jesucristo.

“Tendremos la oportunidad en esta marcha de ganar la indulgencia plenaria. ¿Qué significa indulgencia plenaria y parcial? Son dos tipos de indulgencias. La indulgencia plenaria si cumplimos con los requisitos adecuados nos purifica completamente de todo lo que se va guardando como residuo en nuestra culpa. Se nos purifica por eso se llama plenaria de una forma plena. La parcial es una purificación, es una disminución de deuda, pero la plenaria es plena”, explicó el Arzobispo.

Detalló que para obtener la indulgencia plenaria es necesario confesarse, entrar al lugar adecuado y en este caso el caminar en la marcha es ya entrar por la puerta santa, comulgar y por ello van a concluir la marcha con la Santa Misa, orar por las intenciones del Santo Padre y también compartir alguna obra de misericordia. El caminar implica una participación en obra de misericordia porque es un sacrificio.

Por su parte el Jefe Eclesial de la Pastoral Educativa, Pbro. Benigno Medrano Flores, mencionó que en la parte educativa esta marcha ayuda a los niños y a los adolescentes en la formación de la conciencia.

“El promover la vida, la paz, la misericordia es fomentar los valores fundamentales que hoy hablamos tanto de los valores. Y a darle un sentido nuevo sentido a su vida en los niños, en los jóvenes, en los adolescentes, especialmente en estas situaciones que se viven de repente en un reflejo de violencia, de inseguridad. En los problemas que hoy aquejan a los adolescentes”, compartió el Padre Benigno.

Ejemplificó el creciente problema de las adicciones en los adolescentes, el bullying, los problemas de identidad. Sin embargo, esta marcha es una motivación para ellos donde la Iglesia le muestra que la vida vale la pena vivirse, que la vida es el eje central de todos los valores, y hay que amarla,  defenderla y vivirla intensamente desde Cristo.

También con esta marcha se promueve el valor de la paz, y este año también la misericordia.

“Porque vemos que a través de la misericordia motivar a que se vivan las obras de misericordia corporales y espirituales. Y desde la educación que tiene un sentido educativo la marcha que podamos ayudar a los niños, a los adolescentes a construir una sociedad mejor. Por eso invitamos a todos los jóvenes, a todas las personas de buena voluntad a que se sumen”, destacó el Padre Benigno.

Además dijo que esta marcha tiene un sentido de oración, de reflexión, y a través del Magisterio de la Iglesia se hacen reflexiones, y se promueven la comunión, de solidaridad y participación.

Y en esta el Arzobispo ha concedido la indulgencia plenaria a quienes participen en la marcha, como un signo de vivir intensamente este Año de la Misericordia.

 

 

Podría también gustarte...