Mensaje de Beata Teresa de Calcuta para el Mundo de Hoy

“Ven se mi Luz” IV (continúa de la semana anterior) 

Esta gracias de luz y amor que recibió Madre Teresa de Calcuta, no es una nueva revelación,  sino una nueva nueva luz que venía a mostrar un nuevo aspecto del insondable misterio del deposito de nuestra fe.  Por esta gracia mejor se entiende en el contexto de este deposito de la fe encomendado a la Iglesia. Para eso debemos ver este misterio de la sed de Jesús en el contexto de las Sagradas escrituras, la patrística, el magisterio y la hagiografía.  El P Joseph Langford (Cofundador de los Padres Misioneros de la Caridad) una vez escribió: “El don del carisma de Madre, y en particular su enfoque en la sed de Jesús, puede ser apreciado mejor dentro del contexto más amplio de la Tradición de la Iglesia: en las escrituras, la patrística, el magisterio y la hagiografía. Aún cuando fue mayormente desconocido para Madre Teresa, pero en testimonio del trabajo del mismo Espíritu en ella y en la Iglesia, la sed de Jesús es foco de una tradición significativa y duradera, tanto en el Este como en el Oeste. Primero, con relación a la tradición bíblica, es difícil averiguar si Madre Teresa estaba al tanto de la sed como una amplia metáfora escriturística. Sin embargo ella había aludido a otras conexiones en la escritura referentes a la sed de Jesús, aparte de aquella de la Cruz – de manera muy notable en una conferencia que dio a las alumnas internas en San Mary’s Entally, al regreso de su experiencia del 10 de septiembre. En aquella ocasión comentó largamente el Evangelio de la Mujer Samaritana, en particular sobre las palabras “dame de beber”.  La exégesis personal de Madre Teresa sobre la palabra de sed de Jesús en el Evangelio de Juan, particularmente en Jn 19:28, es muy sencilla. Para ella es suficiente afirmar que la sed de Jesús en la perícopa de la Pasión del Evangelio de Juan, evidentemente no es una sed de agua. El resto, para ella, fluye y se fundamenta en esta noción”.En febrero de 1994 en unas instrucciones que Beata Teresa de Calcuta dio a sus hijas espirituales las Misioneras de la Caridad ella dice que es muy difícil de explicar, que Jesús expresó su deseo de amar y ser amado; que “Tengo Sed” expresa algo, todo el cuerpo está preocupado, ansioso: es una sed humana de amor. (Continuará).  

 

Autor: P Sergio Clavijo M.C.

Encargado de la Parroquia Nuestra Señora de la Confianza 

itmmcf@gmail.com

Copyright © Padres Misioneros de la Caridad. 

Podría también gustarte...