Migrantes y jóvenes, desafíos para la Vicaría de Pastoral en la Arquidiócesis de Tijuana

Pastoral para la Comunicación. – El Vicario Episcopal de Pastoral, es un presbítero llamado por el Obispo para servir en comunión eclesial con los sacerdotes y laicos en sus diversas formas y dimensiones, ya que en el corazón de la vida de la Iglesia está la constante dinámica de la vida pastoral con sus desafíos y sus acciones constantes de cada día.  En entrevista para la Pastoral de la Comunicación el P. Miguel Ángel Sánchez Zapata nos compartió la experiencia reciente en su participación como Vicario Episcopal de Pastoral en el encuentro de Vicarios de Pastoral realizado en la Ciudad de México en Casa Lago del 14 al 17 de mayo.

Compartió que durante el año civil se realizan dos encuentros anuales de Vicarios Episcopales de pastoral a nivel nacional, el primero fue en enero, con temas de carácter formativo, así como las situaciones a las que se está enfrentado la Iglesia en México y en general la formación propia del sacerdote responsable de la Vicaria de Pastoral. En cambio, en mayo, la segunda reunión se realiza después que se reúnen los obispos en la CDMX, donde ellos analizan los desafíos pastorales y así los vicarios reunidos en la semana posterior dan seguimiento a lo que ellos han proyectado y acordado. En consecuencia, esto es clave ya que el Vicario Episcopal de Pastoral se convierte en la mano derecha del obispo en cuanto a la vida pastoral de la diócesis que representa.

Por otra parte, apunto que ‘’toda la temática giró en torno al Proyecto Global de Pastoral, donde toda la Iglesia en México debemos estar en sintonía, con claridad, teniendo en cuenta varias cosas básicas, primera, que este Plan nace de una solicitud que hizo el Papa Francisco cuando vino a México y reunió a los Obispos, ya que ahí les pidió que se agregara un proyecto para exclusivo de nuestro país”. Es entonces que los obispos se lo proponen, crear un equipo para desarrollar el proyecto siguiendo el método pastoral ‘ver, iluminar y actuar’. En el ‘ver’ se presentan todas las realidades que se viven en el país, el ‘iluminar’, es teológico, con vías al 2031 donde celebraremos los 500 años de las apariciones de Sta. María de Guadalupe y en el 2033 celebramos los 2000 años de la Redención, así, estos son los dos grandes motores que impulsan la vida pastoral en México. El tercer momento que es el ‘actuar’ los obispos dan una lista de acciones con los que nos vamos a comprometer como Iglesia’’.

En derivación, afirmo el Vicario General “el desafío que se presenta ante este proyecto es el cómo aterrizar dicho Proyecto Global de Pastoral hacía un Plan Diocesano, puesto que son perspectivas con ciertas acentuaciones; en el proyecto se dan directrices, pistas para la realización de algo, pero el plan asume y concretiza lo que se realiza en cada diócesis, cómo se logra hacer funcionar ese proyecto en la realidad de la diócesis será parte de la labor que se continuará profundizando”.

En el Encuentro Nacional se presentaron principalmente dos desafíos, los migrantes y los jóvenes “ya que el fenómeno migratorio no es exclusivo de la frontera sino que al venirse caravanas de miles de personas y atravesar literalmente todo el país, hay una sensibilidad en todo México y sobre todo en la Iglesia que es la Institución que más ha hecho por los migrantes, por lo tanto esto se presentó como un desafío que compete a todos. En el encuentro nos ponen a trabajar por provincias, esto nos permite tomar acuerdos y hacemos compromisos, nuestra provincia abarca, Tijuana, Ensenada, Mexicali y la Paz. En el tema de la juventud, el gran desafío es la globalización, los medios de comunicación, en las Iglesias no tenemos espacios que generen atracción a los jóvenes, por lo cual debemos retomar lo que nos decía San Juan Pablo II cuando hablo de la nueva evangelización, que esta debe ser nueva en sus métodos, nueva en su ardor, el Evangelio no cambia, Cristo tampoco, entonces debemos implementar mejor los medios de comunicación masivos para la evangelización, comentó el Pbro. Miguel Ángel Sánchez.

Finalmente comentó que “los frutos de esta reunión para la Arquidiócesis de Tijuana será en primer lugar formalizar la Vicaría de Pastoral, consolidada con un grupo de agentes de pastoral, sacerdotes, religiosas, laicos, ya que la participación del laico es fundamental, y no será necesario que el laico que se convoque sea parte de un grupo o movimiento, interesa que sea un hombre de fe, comprometido con su vocación de bautizado, para que esto ayude a la Vicaría de Pastoral a tener una visión no solo ad-intra (del interior de la Iglesia) sino alguien que tenga visión ad-extra (hacia fuera de la Iglesia). Un segundo lugar es seguir el itinerario del Proyecto Global de Pastoral ‘ver, iluminar y actuar’ para así tener en cuenta los propios desafíos de la Iglesia particular de Tijuana, no solo centralizarlo en la misa a los migrantes y jóvenes sino, ser conscientes de las propias necesidades pastorales de nuestra Arquidiócesis. Y en tercer lugar hacer un Plan Arquidiocesano habiendo analizado lo anterior, un nuevo plan que integre la pastoral de conjunto, esto con la ayuda del Arzobispo quien tendrá la última palabra para la realización de dicho plan y los pasos que se deben dar antes de formalizarlo.

Todos como bautizados somos responsables de llevar el mensaje de Cristo a la sociedad, el gran testimonio de las primeras comunidades cristianas era la unidad y el amor, que esa sea nuestra principal inspiración, para que el mundo pueda creer en Jesús. ‘Les pido que rueguen para que la Vicaría de Pastoral dé una respuesta, guiada por el Espíritu Santo, para transformar la realidad de nuestra Arquidiócesis’. Con esto concluyo la entrevista realizada al nuevo encargado de la Vicaria de pastoral en Tijuana, Pbro. Miguel Ángel Sánchez.

Podría también gustarte...