La Provincia B.C. peregrinó a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe

 

Tijuana, B.C.- Los obispos de la Provincia Eclesiástica Baja California realizaron la peregrinación que anualmente hacen cada tercer jueves de julio que este año fue el 21 de julio, por ello se reunieron los grupos representativos de las diócesis de La Paz, Mexicali, Ensenada y Tijuana.

“Vamos todos a la Basílica para rendir nuestro amor, veneración y pedir bendiciones a nuestra madre María. Nos postramos a sus plantas, pidiéndole su bendición para todos nosotros. Es algo que nos distingue a los católicos el amor a María por el reconocimiento en ella de tantas gracias, de tantas maneras que Dios, a través de ella, se hace presente en nuestras vidas”, dijo el Administrador Apostólico, Mons. Rafael Romo Muñoz.

Así mismo recordó las palabras que la Virgen de Guadalupe dijo a san Juan Diego: “No estoy yo aquí que soy tu madre”. Y destacó que la Virgen intercede por nosotros.

En México todos los obispos organizan cada año una visita a Nuestra Señora de Guadalupe, donde acompañados por sacerdotes, religiosas (os) y fieles hacen una peregrinación.

“María ocupa un lugar sumamente importante. María fue escogida particularmente por Dios entre millones y millones de mujeres para ser la madre de Dios”, mencionó Mons. Romo Muñoz.

También dijo que la Virgen María es la mediadora para que Jesús se encarnara, y en el Credo decimos que Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre.

De tal manera que la Virgen María ocupa un lugar sumamente importante por lo que la llamamos santísima, y no solamente santa como a los demás santos.

“María es madre de la Iglesia porque es madre de Jesús, y del corazón de Jesús nace la Iglesia. En la Iglesia hay una grande devoción por ella. La Iglesia se vuelca en honor a María”, compartió el administrador apostólico.

Además dijo que la paternidad de Dios es el prototipo de todo hombre, y la Virgen María es el prototipo de toda mujer.

Explicó también que hay sólo 3 apariciones que la Iglesia acepta y difunde:

1.- La Virgen de Guadalupe.

2.- Nuestra Señora de Lourdes.

3.- Nuestra Señora de Fátima.

“Fundamentalmente María es inmaculada. Es la gran prerrogativa de María por ser madre de Dios. Otra grande prerrogativa es la asunción de haber sido llevada al cielo”, detalló Mons. Romo Muñoz.

Y de las tres apariciones la mayormente singular es la de Nuestra Señora de Guadalupe, porque dejó su imagen estampada en la tilma de San Juan Diego, y que hasta nuestros días está intacta.

 

 

Podría también gustarte...