La importancia de la atención a los ancianitos

 

Tijuana, B. C.- La Arquidiócesis de Tijuana, a través de los diferentes asilos atiende a ancianitas y ancianitos brindándoles apoyo material y espiritual, quienes han dado mucho a la comunidad.

            “En esta semana celebramos a los ancianitos y a los abuelitos. Los ancianitos con su experiencia han hecho un cúmulo de sabiduría por eso debemos cuidar de ellos, agradecerles”, dijo el Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.

            Recordó Monseñor Romo Muñoz que en el Jubileo del año 2000 San Juan Pablo II promovió todos los ámbitos donde se desarrolla el ser humano, como por ejemplo celebró con los soldados, con los políticos, con los sacerdotes, con los religiosos (as), con los ancianitos, etcétera.

            Además agradeció a sus papás quienes fueron instrumentos para que él viviera.

            La Iglesia Católica a través de la Pastoral Social atiende diversos sectores de la población más necesitada, como son niños huérfanos, niños que sus padres trabajan y no los pueden atender durante el día, enfermos, migrantes, ancianitos, etc.

            Uno de los asilos que la Iglesia ofrece en la Arquidiócesis de Tijuana es La Casa Hogar del Anciano Juan Pablo II que es atendido directamente por la Pastoral Social, que coordina el Presbítero Mario Heredia Mata, el cual está ubicado en Ave. Vasco de Quiroga en la Colonia La Gloria.

También el Asilo San Vicente de Paul, ubicado en la Calle Ixtlacíhuatl No. 10, Fracc. La Sierra que atienden las Misioneras Marianas.

Así como Casa Hogar Don de María, ubicado en Calle Kepler No. 230, Col. Postal atendido por las Misioneras de la Caridad.

Y la Casa Hogar San Juan Diego, cuya dirección es Río Tijuana No. 3551, Chapultepec Alamar atendido por las Misioneras de la Caridad

            “Difícilmente se puede encontrar a alguna persona que cuide mejor a los ancianos como son las religiosas. Ellas están no las 8 horas, sino el día completo. Y no sólo atienden a los que no pueden ser cuidados en sus hogares, sino a los que ven en las calles abandonados”, destacó el Arzobispo.

            Por ello invita a toda la comunidad a brindarles su ayuda en la medida de sus posibilidades porque los ancianitos son seres humanos como nosotros. Y a quienes les brindan su apoyo Dios no se deja ganar en generosidad, ya que será generoso con ellos.

 

Podría también gustarte...