Acción de gracias por el XIV Aniversario Episcopal del Exmo. Sr. Arzobispo Don Rafael Romo Muñoz

 

        Tijuana, B. C.- La comunidad católica de la Arquidiócesis de Tijuana dio gracias a Dios en una celebración eucarística que se llevó a cabo el miércoles 24 de febrero a las 12 del medio día, por el  XIV Aniversario de Consagración Episcopal del Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz, en el Santuario Nuestra Señora del Sagrado Corazón.

         Previo a la misa grupos de fieles, religiosas y sacerdotes, representando a los decanatos en que se divide la Arquidiócesis, felicitaron al Arzobispo, cantándole las mañanitas en un primer momento, coordinados por el Presbítero Israel Ángeles Gil.

         Ya en la celebración eucarística el Secretario Canciller, Presbítero Antonio Beltrán Coronado dio la homilía, donde unió el mensaje de felicitación al Arzobispo.“Cristo se entregó para salvarnos, que seamos también para nuestros hermanos camino que conduzca a Cristo salvador. Existencia que recuerda, cada eucaristía es un memorial, una alianza, un pacto que deseamos renovar cada día. Existencia consagrada, misterio de fe, el estupor siempre nuevo por el prodigio de tener entre nuestras manos el cuerpo y la sangre de Jesús”, invitó el sacerdote.

        Además al Arzobispo le dijo: “Perdón por las veces que hemos olvidado las palabras de David ¡Ay! de mí, si levanto mi mano contra el elegido del Señor, propiciando o permitiendo con silencio cómplice se hable mal de su persona. Perdón Excelencia por no estar ahí en la soledad de su oración compartiendo las lágrimas derramadas por el peso de la cruz que junto con el Señor lleva sobre sus hombros”.

         Por su parte Monseñor Romo Muñoz agradeció las oraciones para su persona, “siempre me ha impresionado el caudal de oración en todo momento en torno a la eucaristía cuando escucho oremos por nuestro Obispo, siento el caudal de la oración de todo el pueblo. Y naturalmente en este año especial oremos por nuestros sacerdotes que tienen alguna necesidad de cualquier tipo, el Señor los fortalezca para que encuentren y vivan con la alegría el ministerio al que han sido llamados”.

Al término de la misa los sacerdotes y seminaristas convivieron con el Arzobispo en una comida.

Podría también gustarte...