Arzobispo Francisco entrega a jóvenes de la Arquidiócesis Exhortación Apostólica Postsinodal “Cristo Vive”

Pastoral para la Comunicación.- “Cristo vive. Él es nuestra esperanza y la juventud más hermosa de este mundo. Todo lo que toca se hace joven, se hace nuevo, se llena de vida. Por lo tanto, las primeras palabras que quiero dirigir a cada joven cristiano son: ¡Él vive y te quiere vivo!”, son parte de la Introducción del documento firmado por el Obispo de Roma para los jóvenes y que tuvo su recepción en la Arquidiócesis de Tijuana en el marco de la pasada Pascua Juvenil 2019, en la cual el Arzobispo Mons. Francisco Moreno Barrón entrego en las manos y en el corazón de los miles de jóvenes presentes en el Auditorio Municipal dicho documento con el objetivo de vivir, celebrar y arriesgarse a mantener viva su fe y su empeño de alegría y juventud en la Iglesia y en la sociedad.

En el documento, compuesto por nueve capítulos divididos en 299 párrafos, el Santo Padre explica que se dejó “inspirar por la riqueza de las reflexiones y diálogos del Sínodo” de los jóvenes, celebrado en el Vaticano en octubre de 2018.

El contenido alerta sobre la tentación de limitarse a creer que los jóvenes son el futuro del mundo: “son el presente, lo enriquecen con su aportación”. En consecuencia es necesario escucharles, aunque “a veces prevalece la tendencia a dar respuestas pre envasadas y recetas preparadas, sin dejar que las preguntas de los jóvenes surjan en su novedad y capten su provocación”, se lee en su contenido.

Entre una diversidad de temas que afronta la propuesta firmada por el Papa Francisco, acentúa el “entorno digital”, que ha creado “una nueva forma de comunicación” y que “puede facilitar la circulación de información independiente”. En muchos países, la web y las redes sociales son ya un lugar indispensable para llegar e implicar a los jóvenes. Pero es también un territorio de soledad, manipulación, explotación y violencia, hasta el caso extremo de la red oscura. Alertando como los medios digitales pueden exponerlos al riesgo de adicción, aislamiento y pérdida progresiva de contacto con la realidad concreta.

En el mismo ambiente en el que fue recibida dicha Exhortación para los jóvenes en la Iglesia particular de Tijuana, en los que se destacan los grupos juveniles como un amplio sector presente en la pasada Pascua Juvenil además de otros ámbitos de jóvenes como universitarios, profesionistas y adolescentes, el documento reflexiona sobre el desafío de la pastoral juvenil que ha sido asaltada por los cambios sociales y culturales; “los jóvenes, en sus estructuras habituales, a menudo no encuentran respuestas a sus preocupaciones, a sus necesidades, a sus problemas y a sus heridas”. Por ello, la pastoral juvenil sólo puede ser sinodal, es decir, capaz de configurar un “camino común”, e implica dos grandes líneas de acción: la primera es la investigación y la segunda el crecimiento, se explica en el contenido.

 

Podría también gustarte...