La Iglesia Católica es caritativa permanentemente

     

            Tijuana, B. C.- La caridad, una de las virtudes teologales, caracteriza a la Iglesia Católica, ya que cotidianamente apoya a través de diversos organismos a los más necesitados.

“Cada año, de acuerdo al sentido de la Cuaresma, es un periodo muy especial de preparación hacia la Pascua. La Cuaresma no se encierra en si misma, sino que nos conduce a la Pascua, es un tiempo de mortificación, de penitencia, de incremento en la oración, en la dedicación en las obras de caridad por lo que nosotros hemos dispuesto que el tercer domingo de Cuaresma lo dediquemos a la caridad”, comentó el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.

Recordó Monseñor Romo Muñoz que desde hace 45 años cuando conducía la Iglesia el Papa Pablo VI promovió muchas jornadas en la Iglesia, como la Jornada Mundial de la paz, la Jornada Mundial de las vocaciones, entre otras, así como el Mensaje de Cuaresma.

Este año el Papa Benedicto XVI en su mensaje cuaresmal acentuó los siguientes aspectos: el ayuno y la penitencia, la oración y la limosna, donde se puede ubicar el sentido de la caridad.

“La palabra de Dios nos dice que la limosna, la generosidad para con los demás cubre la multitud de los pecados, es decir, un corazón generoso está manifestando delante de Dios el arrepentimiento de sus propias faltas y procura de esa manera cubrir la multitud de los pecados. Y nosotros propiciamos esta posibilidad cuando convocamos el tercer domingo de Cuaresma al sentido de la caridad”, detalló el Arzobispo.

Mencionó también que la fe, la esperanza y la caridad son las virtudes fundamentales, y la caridad es sinónimo de amor (caritas), y recordó que cuando el Papa Benedicto XVI inició su pontificado presentó la Encíclica Deus Caritas (Dios es amor).

Por ello cada año el domingo de la caridad toda la limosna u ofrenda que se colecta en todos los templos se aporta para la caridad.

De hecho la Iglesia Católica cuenta con la institución Caritas, que existe a nivel internacional, nacional, diocesano y parroquial.

“Es este el sentido de la preocupación de la Iglesia por aquellas situaciones de necesidad y también de emergencia como este caso de Japón que es una emergencia. La Iglesia en su caridad permanece. Haití parece que se nos hubiera quedado en el olvido y la Iglesia sigue permanente ahí en Haití, y también con actitudes de caridad. Este es el sentido de cómo la Iglesia a través de esta expresión de amor permanece presente haciendo también presente a Dios en nuestras vidas”, resaltó Monseñor Romo Muñoz.

           

 

Podría también gustarte...