Cuaresma tiempo de penitencia, oración, sacrificio y conversión

 

 Tijuana, B. C.- El miércoles de ceniza dio inicio la Cuaresma, preparación espiritual de los católicos para vivir la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

“El miércoles de ceniza es el comienzo de una preparación para la Pascua que es la celebración del centro de nuestra vida cristiana, que la celebramos particularmente los días jueves santo, viernes santo, sábado santo y domingo de resurrección”, comentó el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.

Destacó que también a nivel civil estos días santos son considerados muy importantes.

Explicó que a los días santos se le llama triduo sagrado, aunque parezca que son cuatro días, ya que el día jueves empieza a contar desde la víspera, es decir, por la tarde durante la cena del Señor.

“Es un tiempo particularmente de penitencia, de oración, de sacrificio y de conversión. Siendo tan importante el día, el Papa envía un mensaje a todo el mundo católico, a todo el mundo creyente con ocasión del comienzo de la Cuaresma que se tiene el miércoles de ceniza”, afirmó el Arzobispo.

Explicó que durante este tiempo nos debemos exigir en varios aspectos de nuestra vida, y las herramientas que nos ofrece la Iglesia son el ayuno, la penitencia, la limosna y la oración.

El ayuno es conveniente porque nos permite dominar nuestro cuerpo, es decir, ser dueños de nosotros mismos porque el cuerpo nos lleva a lo que es agradable.

Aclaró que por eso los carnavales que se realizan antes de la cuaresma significan darle rienda suelta a lo carnal, y ésto se acostumbraba antes porque el miércoles de ceniza se iniciaba el sacrificio y la penitencia con un proceso de purificación durante la cuaresma.

También la penitencia nos ayuda a tener disciplina y una metodología, lo que supone una programación de nuestra vida para ir conduciendo y dominando nuestro ser y agradar a Dios, como centro de nuestra vida.

La limosna también tiene el sentido de ayudar a los demás.

Y la oración es para fortalecernos y revigorizarnos, para tener un mayor acercamiento a Dios.

“Sin este acercamiento a Dios en realidad nuestra vida estaría bastante hueca y vacía. Tenemos cinco semanas de cuaresma, período de preparación, de penitencia que nos lleva hacia la Pascua”, enfatizó Monseñor Romo Muñoz.

El Arzobispo celebrará la misa de inicio de Cuaresma mañana a las 12:00 medio día en la Catedral Nuestra Señora de Guadalupe, ubicada en la Calle Segunda y Niños Héroes No. 7982, centro. Además impondrá la ceniza a los asistentes.

 

Podría también gustarte...