Desobediencia del Pbro. Gabriel Figueroa

 

          Tijuana, B. C.- La Arquidiócesis de Tijuana hace del conocimiento público que el padre Gabriel Figueroa Pérez, sacerdote católico de esta Arquidiócesis y hermano del sacerdote Raymundo Figueroa, quien está suspendido del ministerio y sigue posesionado ilegalmente de la iglesia del Santísimo Sacramento en Playas de Rosarito, ha quebrantado también su promesa de obediencia sacerdotal al negarse a ejercer el nuevo servicio que el Sr. Arzobispo Rafael Romo le asignó desde el 5 de noviembre pasado.

          El padre Gabriel manifestó al Sr. Arzobispo que se integraría con su hermano Raymundo. Esta lamentable decisión agrava el cisma ya iniciado en Playas de Rosarito.

          Oramos para que reflexione y vuelva a la comunión y obediencia que prometió el día de su ordenación sacerdotal.En cuanto al padre Raymundo, ha aumentado la división y el daño en la Iglesia al difundir una multitud de versiones falsas de la situación, inclusive dadas a conocer en algunos medios de comunicación.

          Su dimisión definitiva del estado clerical está ya en proceso.

          Como ya se ha anunciado, son inválidos todos los matrimonios y confirmaciones que celebre o haga celebrar, así como los otros sacramentos administrados a quienes, conociendo la situación de desobediencia de ambos sacerdotes, aun así los solicitan.

          En cuanto al inmueble del templo, que jurídicamente es propiedad federal dada en custodia a la Arquidiócesis de Tijuana, las autoridades civiles están en proceso de su recuperación. Aunque este proceso puede ser lento, la ilegalidad de la posesión es incuestionable y lo único que hace el padre Raymundo Figueroa al desacatar la orden de desalojo dada por las autoridades es aumentar delitos y complicar su ya de por sí comprometida situación jurídica.

Podría también gustarte...