El flagelo de la violencia sigue cobrando vidas entre los sacerdotes

Pastoral para la Comunicación. – Un sector vulnerable entre los que padece la sociedad por el flagelo de la inseguridad son los sacerdotes, esta tercera semana de agosto vuelve a ser víctima de la violencia otro sacerdote. Por ello la Conferencia del Episcopado Mexicano, se ha expresado en profunda comunión con Mons. Eugenio Lira Rugarcía, a quien le acompaña en estos momentos de dolor por el sensible fallecimiento del presbítero José Martín Guzmán Vega, privado de la vida víctima de la violencia que se vive en nuestro país. “Expresamos nuestra solidaridad y abrazos en la fe a sus familiares, amigos y fieles laicos de la querida Diócesis de Matamoros”.

Se trata del padre Guzmán Vega quien era párroco de la parroquia Cristo Rey, situada en el Ejido Santa Adelaida, a unos 22 kilómetros al sur del Municipio fronterizo con Estados Unidos de Matamoros (Tamaulipas).

El asesinato del padre José Marín Guzmán, primero en es este año, se suma a la larga lista de religiosos asesinados en los últimos años. Con la muerte del Padre José Martín son 27 sacerdotes asesinados del año 2012 al 2019. En lo que va de este año se han registrado varios incidentes en contra de sacerdotes y religiosos, tal es el caso de un sacerdote herido por arma de fuego en Cuernavaca Morelos y amenazas de muerte a sacerdotes en diversas zonas de Veracruz.

 

Podría también gustarte...