En camino hacia una nueva catequesis

Tijuana, B.C.- “En camino hacia una nueva catequesis” fue el lema de la XVII Jornada Catequística organizada por la Pastoral de Catequesis que coordina el Pbro. Claudio Óscar Jiménez Benavides, y donde abordaron un análisis de la realidad social, el fenómeno religioso y la importancia de la capacitación en la actualidad.

“Hay muchas voces que nos dicen: ´no proclamen. Callen´. ¿Qué voces? Por ejemplo la voz del desánimo, de la desesperanza, del decir pues esto ya no tiene para dónde hacerse. Y otras voces, a veces las del mundo que dicen: ´no podemos ya nosotros rescatar a los jóvenes, a los niños de hoy´. Esas voces que nos dicen ´no proclames´. Pero creo que debemos imitar a estos discípulos que realizaron el milagro, y entre más nos insistan en no lo hagamos ¡hay que hacerlo!…Cuando nos dicen no se puede, nosotros los catequistas con la fuerza del espíritu vamos a decir ¡Sí se puede! Podemos cambiar nuestros métodos, podemos seguir adelante para nuestra conversión. ¡Sí se puede! ”, dijo durante la homilía de la Santa Misa el Padre Claudio.

Explicó que hay un método o sistema que no falla para proclamar que Cristo vive y que los demás pueden entender a la perfección: el testimonio, sin perderse en recursos pedagógicos.

“Hay un método excelente para poder transmitir el amor de Cristo a los demás que es el ejemplo, el testimonio que cada uno de los catequistas podemos hacer a pesar de nuestras circunstancias, a pesar de nuestra bajeza, de nuestra pequeñez, el Señor nos dice sí podemos hacerlo”, destacó el sacerdote.

Además invita a los catequistas a oír el llamado de Dios y a obedecerlo y a saberlo reconocer, y a estar en una parroquia en misión visitando a los enfermos, a las personas abandonadas. Y a proclamar su palabra a los demás dándoles ánimo y esperanza.

“Esa es la misión del catequista: traer esperanza a la vida de los demás. Y en las circunstancias en que se encuentra este mundo creo yo que lo que más necesita es esperanza…Hoy el hombre de nuevo quiere vivir sin Dios. Hoy los jóvenes de Tijuana quieren sacar a Dios de sus vidas. ¿Por qué? Porque no tienen esperanza, no tienen paz”, comentó el también párroco de la Parroquia San Pedro Apóstol.

Y pidió al Señor para que este año sean proclamadores de la palabra. Así mismo los invita a ser “necios” en su formación para mejorar como personas y como cristianos.

La jornada se llevó a cabo en el Instituto México de 8:00 a.m. a 3:00 p.m.

 

 

 

Podría también gustarte...