La importancia de la familia como centro de la sociedad

 

Tijuana, B. C.- El Sínodo de la Familia cuyo lema es “Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización”, se sigue llevando a cabo en El Vaticano donde cardenales, obispos, y matrimonios representan a todos los continentes y están trabajando con el Papa Francisco.

“Hay una gran preocupación en todas partes por lo que es la familia. Pareciera que se va desvirtuando el origen de la familia, y cuál es el objetivo fundamental de la familia en el mundo entero. La familia es realmente el centro de la sociedad y también es el centro de la Iglesia porque es la familia la que va constituyendo la sociedad, se van constituyendo los países y también desde la familia nacen los integrantes de la Iglesia”, dijo el Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.

También hizo referencia a una oración del sacramento matrimonial: “Señor tú que por el nacimiento de los niños adornas la tierra, y que por el bautismo también adornas a tu Iglesia”, por lo que destacó que la familia tiene una importancia fundamental, ya que desde la infancia se va fraguando el ser humano.

Además comentó que la ciencia, la psicología y la  sociología dicen que durante los primeros 5 años de los niños se fundamenta su personalidad.

“Allí está el punto fuerte en la familia para la educación de los hijos, y luego viene en un segundo momento la Iglesia porque normalmente aquellos que son responsables, conscientes, son asiduos a la Iglesia, y ahí se reciben a lo largo de toda la vida refuerzos para constituir a la familia. Y en un tercer momento es el Estado porque el Estado también tiene toda esta responsabilidad de la educación”, mencionó Monseñor Romo Muñoz.

También dijo que cuando sufre la familia, sufre la sociedad, sufre la Iglesia y todos porque la familia está en crisis y se desdibuja lo que es la familia.

“Y por lo tanto este Sínodo Mundial de los Obispos con el Papa a la cabeza están profundizando este aspecto (la familia)…Lo  que puede brotar de este sínodo tiene que ser algo muy positivo para el bien de la familia. Fácilmente nos limitamos a paliativos, es decir, algo meramente transitorio que ni resuelve el problema ni tampoco ataca la causa, porque hay muchos intereses que se sirven de la familia por lo que se quiere desvirtuar”, señaló el Arzobispo.

Y pidió orar por el Papa Francisco, los cardenales, los obispos, los matrimonios y demás participantes para obtener las mejores motivaciones para la familia en el futuro.

 

Podría también gustarte...