La Familia

La familia, fundada

y vivificada por el amor, es una comunidad de personas: del hombre y de la mujer

 esposos, de los padres y de los hijos, de los parientes. Su primer cometido es el de vivir fielmente la realidad de  la comunión con el empeño constante de desarrollar una auténtica comunidad de personas.El principio interior, la fuerza permanente y la meta última de tal cometido es el amor: así como sin el amor la familia no es una comunidad de personas, así también sin el amor la familia no puede vivir, crecer y perfeccionarse como comunidad de personas. "El hombre no puede vivir sin amor. Permanece para sí mismo un ser incomprensible, su vida está privada de sentido, si no le es revelado el amor, si no se encuentra con el amor, si no lo experimenta y no lo hace propio, si no participa en él vivamente".El amor entre el hombre y la mujer en el matrimonio y, de forma derivada y más amplia, el amor entre los miembros de la misma familia -entre padres e hijos, entre hermanos y hermanas, entre parientes y familiares- está animado e impulsado por un dinamismo interior e incesante que conduce la familia a una comunión cada vez más profunda e intensa, fundamento y alma de la comunidad conyugal y familia.

Monseñor Salvador Cisneros Gudiño

P. Santa Teresa de Ávila

Podría también gustarte...