COMO CELEBRAR EL DÍA DE SAN VALENTÍN?

La mayoría de las personas, tanto los niños como los adultos, hombres y mujeres esperan este día detalles sencillos: una tarjeta, un poco de chocolate, tal vez una rosa. Algunas esperan la oportunidad para arreglarse un poco y salir, mientras que otras están esperando un día tranquilo en casa.

Cualquiera sea la forma de su fantasía, sin embargo, lo que todos esperan es un tiempo de atención y de convivencia con los seres queridos.  El deseo parece ser el de romper la rutina diaria de las tareas y obligaciones, y sólo poder disfrutar de la grata compañía por un tiempo.

Gracias a la “Teología del Cuerpo” del Papa Juan Pablo II, hoy comprendemos más el sentido del amor y de la relación entre el varón y la mujer. Porque el hombre y la mujer juntos presentan a la humanidad una imagen de Dios.

La vocación de la mujer es la de revelar la belleza de Dios al mundo. La mujer está hecha para ser bella. Lo que la Madre Teresa de Calcuta hizo por los pobres, cada mujer puede hacerlo en su medio ambiente, y, ciertamente, cada madre lo hace en su casa por su marido y por sus niños.

Éste es el más satisfactorio y feliz "trabajo" de las mujeres, pero queda en cada mujer la necesidad de sentir que su belleza es apreciada. Así que una de las mejores cosas que un hombre puede hacer por su esposa es darle una pequeña garantía, ahora y luego, de que ella todavía es bella a sus ojos: a pesar de las arrugas, estrías, tal vez del aumento de peso que puede venir por tener hijos, cocinar para ellos, y cuidando de los demás más que de sí misma.

Ese es el verdadero significado de un gesto romántico: Es una señal de que no se aprecia a una persona solo porque es buena cocinera o porque no ayuda con los gastos, sino como persona digna de un gran amor. 

Hoy puede ser un día para recordar a las personas olvidadas, enviar tarjetas de San Valentín a los enfermos o ancianos inválidos. Casi todo el mundo lo convierte en una ocasión de intercambiar tarjetas y saludos con miembros de la familia, celebrando el amor de la familia y los amigos.

Dios es la fuente del amor y de la alegría entre los hombres y mujeres de este mundo, Dios es quien bendice a las parejas y le otorga el don de la fidelidad.

 

Monseñor Salvador Cisneros Gudiño

Parroquia Santa Teresa de Ávila

Podría también gustarte...