AUMÉNTANOS LA FE

 

Evangelio: Lucas, 17, 1-6

 

Después dijo a sus discípulos: «Es inevitable que haya escándalos, pero ¡ay de aquel que los ocasiona!  Más le valdría que le ataran al cuello una piedra de moler y lo precipitaran al mar, antes que escandalizar a uno de estos pequeños. Por lo tanto, ¡tengan cuidado!

Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo.  Y si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti, diciendo: “Me arrepiento”, perdónalo».

Los Apóstoles dijeron al Señor: «Auméntanos la fe». Él respondió: «Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, ella les obedecería.

 

ORATIO

 

Dios, Padre nuestro, concédenos a tus hijos:

– pastores firmes en la fe para difundir tu verdad;

– sacerdotes de manos inocentes después de sus obras;

– presbíteros con un corazón puro que no pronun­cia mentira;

– responsables capaces de servir y de suscitar ini­ciativas;

– líderes determinados a convencer más que a vencer;

– maestros dedicados al bien común y no al suyo propio;

– jefes libres de protagonismo y atentos a tu Reino;

– autoridades animosas a la hora de romper surcos de costumbres;

– guías fuertes a la hora de afrontar riesgos, juicios, infidelidades, soledad.

En pocas palabras: no «Prometeos», sino personas que se esfuerzan en dar testimonio de ti y en represen­tarte.

Mons. Salvador Cisneros

Parroquia Santa Teresa de Ávila

 

Podría también gustarte...