El Arzobispo felicita a las religiosas y laicas que trabajan por la Iglesia

 

         El Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz, felicita a todas las mujeres en el marco del Día Internacional de la Mujer, en especial a las religiosas y a las laicas que trabajan en y por la Iglesia.        

         “La mujer tiene la misma dignidad que el varón porque cuando Dios crea a la mujer para ser alguien semejante al hombre, y la presenta luego ante el hombre, el hombre grita: ´carne de mi carne, hueso de mis huesos´, es decir, tienen la misma dignidad, no hay ninguna diferencia, ninguna disminución. Somos realmente iguales delante de Dios. Con esto quiero reconocer la dignidad de la mujer, como un homenaje y gratitud a la mujer”, comentó el Arzobispo.        

         Refirió lo dicho durante el rito del matrimonio en una oración por ellos de que el hombre ame y respete a su esposa con toda la dignidad que se merece, semejante a él mismo en su dignidad.         También dijo que San Pablo eleva la dignidad de la mujer cuando dice en las Sagradas Escrituras que el hombre ame a su mujer como Cristo ama a su Iglesia.        

         A lo largo de la historia de la Iglesia, dijo Monseñor Romo Muñoz, que la mujer ha tenido un importante puesto, como la Virgen María quien está en primer lugar de todas las mujeres.        

         “Dios mismo cuando llega el momento culminante, nos dice la palabra de Dios, llegan a la plenitud de los tiempos, Dios nace de una mujer. Nació (Jesús) de una mujer y se encarna en nuestra vida”, comentó el Arzobispo.        

         Además dijo que Nuestro Señor Jesucristo oye las peticiones de su madre, la Virgen María, por eso la llaman la omnipotencia suplicante, quien al pedirle hiciera su primer milagro, él le contestó que aún no era su tiempo de iniciar. Sin embargo ante su petición él empieza su ministerio convirtiendo el agua en vino.        

         El Arzobispo también felicitó y reconoció la labor de miles de mujeres que dan su vida y su trabajo por la Iglesia.        

         “Yo quisiera hacer un reconocimiento desde este lugar a quienes en la vida de la Iglesia como mujeres entregan su vida, quiero felicitar grandemente y nuestro cariño, nuestro respeto, nuestra gratitud para la vida consagrada. Aquellas mujeres que entregan su vida totalmente al servicio de Dios y el cumplimiento de su voluntad porque escogen el camino que deben seguir según el Señor se los indica”, dijo Monseñor Romo Muñoz.

         Compartió el hecho de una de las congregaciones religiosas que visitó por su aniversario de fundación, donde le platicaron que una mujer con mucha cultura musical que las visitaba sintió el llamado a la vocación religiosa, y ya se unió a esta congregación. Porque descubrió la grandeza de la entrega total de la persona a Dios.        

         Aclaró que el reconocimiento es tanto a las religiosas contemplativas, que viven en encierro adorando al Santísimo Sacramento, y las de vida activa, quienes realizan diversos apostolados cuidando niños, educándolos, atendiendo a enfermos y a ancianitos, etcétera.        

         “Quiero agradecer también a todas las mujeres creyentes que se comprometen como les llamamos laicas comprometidas, agentes de pastoral y que colaboran fuertemente en el establecimiento del Reino de Dios muy cerca de la labor de los sacerdotes como catequistas, como responsables de grupos apostólicos. Un gesto de gratitud muy grande”, destacó el Arzobispo.        

         E hizo un reconocimiento a su mamá (q.e.p.d.), ya que la formación que recibió de ella, su testimonio y su vida consagrada a la familia lo impulsó en su vocación sacerdotal.        

         Finalmente bendijo a todas las mujeres en su persona, en su familia, en su trabajo y en su comunidad.

Podría también gustarte...