La Provincia B.C. peregrinó a la Basílica a visitar a nuestra Morenita del Tepeyac

Tijuana, B.C.- Los obispos de la Provincia Eclesiástica Baja California realizaron la peregrinación que anualmente hacen cada tercer jueves de julio, por ello se reunieron los grupos representativos de las diócesis de La Paz, Mexicali, Ensenada y Tijuana.

“Venimos a la Basílica llevando en nuestras manos y en nuestro corazón a la Santísima Virgen de Guadalupe para encomendarle el cuidado maternal de todos nuestros hermanos migrantes: los que se encuentran en los Estados Unidos, los que han sido deportados, los que van y vienen continuamente, a veces todos los días por motivo de trabajo, para encomendarle a este pueblo migrante de la Baja California, especialmente de Tijuana, Rosarito y Tecate”, dijo el Arzobispo Metropolitano, Mons. Francisco Moreno Barrón.

Destacó Mons. Moreno Barrón que somos un pueblo de migrantes, una Diócesis migrante, “y tenemos el privilegio de servir a Cristo Jesús descubriendo su rostro sufriente en nuestros hermanos migrantes”.

 Recordó que Nuestra Señora de Guadalupe en 1531 se manifestó en la colina del Tepeyac al indito San Juan Diego diciéndole: “yo soy Santa María de Guadalupe, la madre del verdadero Dios por quien se vive”.

 Y cuando se manifestó en el Tepeyac se multiplicaron las conversiones porque la Virgen de Guadalupe vino a traernos a su hijo Jesucristo, como nuestro salvador.

Además dijo que nuestra Morenita del Tepeyac vino para quedarse para siempre y acompañarnos en nuestro peregrinar a través de la historia, y dejó su imagen en el Ayate de San Juan Diego.

“Y nos dijo si me aman a mí ábranle su corazón a Cristo, su Señor y salvador…Queridos hermanas, queridas hermanos nosotros somos el Juan Diego de hoy. Los mexicanos somos el nuevo Juan Diego a quien se le sigue manifestando amorosa la Virgen de Guadalupe, entregándonos a su Hijo Jesús y caminando a nuestro lado a través de la historia. Pero también en la condición particular de cada uno. Quién no ha sentido esa caricia de madre, ese regazo maternal, en cuántos hogares ella ha hecho maravillas sobre todo en la construcción de la unidad, de la reconciliación. Como ella está empeñada en que nuestro México encuentre hoy los caminos del verdadero progreso en la justicia y en la paz verdaderas”, destacó el Arzobispo.

Y agregó: “Podemos afirmar que nuestros hermanos migrantes mexicanos y no mexicanos son también el rostro de Juan Diego que cuenta con la maternal protección de la Santísima Virgen de Guadalupe”.

Los peregrinos encabezados por nuestros obispos presentaron a nuestra Madre, la Morenita del Tepeyac, todas las necesidades de esta provincia, especialmente de los migrantes, de los más necesitados, de los enfermos, de nuestras vocaciones sacerdotales y religiosas.

En México todos los obispos organizan cada año una visita a Nuestra Señora de Guadalupe, donde acompañados por sacerdotes, religiosas (os) y fieles hacen una peregrinación.

(Mensaje de nuestro Arzobispo Francisco en Playas de Tijuana cuando llevaron la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe)

 

 

Podría también gustarte...