Laicos “Ministros Extraordinarios de la Comunión” renuevan su servicio ante el Arzobispo Francisco Moreno Barrón

Pastoral para la Comunicación. – El sábado 23 de noviembre 2019, Parroquia Nuestra Sra. De Guadalupe, Zona Río., se dieron cita más de trecientos laicos acompañados de sus párrocos, con el objetivo de renovar su servicio en esta Iglesia Particular de Tijuana por potestad y convocatoria del Arzobispo Metropolitano Dn. Francisco Moreno Barrón quien compartió durante la homilía que “la Iglesia en su caminar toma conciencia de que todos los laicos por su bautismo, por su confirmación y por su sacramento matrimonial están llamados a participar del seguimiento de Jesús y de su misión, el laico tiene una tarea que cumplir en la Iglesia y en la sociedad”.

Expreso el Arzobispo a los laicos y laicas reunidos para tal fin que ellos están en medio de las realidades temporales de la vida diaria, en la política, en la cultura, en la economía, en los negocios, en la familia, en la convivencia con sus vecinos, en medios del mundo sin ser del mundo. “Ustedes son de Jesús y Jesús de Dios Padre, por lo tanto, todos somos de Dios Padre, sembrados en medio de la comunidad humana. Ahí es su lugar queridos hermanos laicos, en ahí en la vida diaria donde ustedes tienen que mostrar su fe, su compromiso bautismal, donde deben dejar que el Espíritu Santo los impulse a vivir su fe, donde tiene que reflejarse el amor de los esposos, que nutra y de testimonio del único y verdadero amor de Dios y del amor de Cristo por su Esposa la Iglesia que somos todos nosotros”.

Uno de los momentos centrales fue el sentido de dicha renovación respecto al servicio que ejercen los laicos en este ministerio, el cual fue expresado por el Arzobispo Francisco: “Hoy ustedes habiendo ya sido instituidos Ministros extraordinarios tiempo atrás, hoy van a renovar este Ministerio, no es que vuelvan a ser instituidos, sino que lo renuevan, tomando conciencia de que el Ministerio extraordinario de la Comunión es un llamado que les hace la Iglesia a través de su Obispo o de su párroco, no es una iniciativa de ustedes, no son ustedes lo que dicen: ‘yo quiero ser ministro’, claro que lo pueden manifestar y si el párroco lo cree oportuno le dará seguimiento a esa propuesta, pero el camino ordinario es ‘eres llamado’, te llama tu párroco y no solo en nombre propio, sino a nombre de la Parroquia y de la Iglesia para que desempeñes este Ministerio por un tiempo determinado. De manera que no eres Instituido y ya quedaste Ministro para toda la vida, no, es por un tiempo determinado. Por ello el párroco presenta de manera personal a cada candidato ante el Obispo”, indico el Arzobispo.

Finalmente, les exhortó para que continúen ejerciendo dicho servicio, lo disfruten y hagan mucho bien para que crezcan en su vocación bautismal, de confirmados y de matrimonio. Al tiempo que indico: “Pero puede llegar un momento en que dejen este ministerio porque ya no se los solicitan o puede ser que su párroco les sugiera un Ministerio distinto dentro de la comunidad, porque el párroco es el descubridor de nuevos carismas, haciendo el discernimiento a saber por dónde te está llamando el Señor para participar dentro de la Iglesia, pero con una proyección a la sociedad”.

Asegurando que es loable el testimonio y la vocación de los laicos y laicas por su dinamismo, aporte y compromiso, al tiempo que expreso que los laicos tienen derecho y obligación entre otros el de participar también “ad intra”, dentro de la Iglesia como Institución por los sacramentos que han recibido.

Podría también gustarte...