Dad de limosna el contenido, y todo para vosotros quedará puro

Evangelio según San Lucas, capítulo 11, versículos del 37 al 41

Mientras Él hablaba lo invitó un fariseo a comer con él; entró y se puso a la mesa.
El fariseo se extrañó al ver que no se había lavado antes de comer.
Díjole, pues, el Señor: "Vosotros, fariseos, estáis purificando lo exterior de la copa y del plato, en tanto que por dentro estáis llenos de rapiña y de iniquidad.
¡Insensatos! el que hizo lo exterior ¿no hizo también lo interior? Por eso, dad de limosna el contenido, y todo para vosotros quedará puro.

Podría también gustarte...