Los Diáconos: en la Iglesia y sociedad custodios del servicio de la Palabra y caridad

Pastoral para la Comunicación. – Recientemente en la Arquidiócesis se le confirió de manos del Arzobispo Francisco Moreno Barrón la ordenación diaconal a cuatro nuevos ministros en este servicio, quienes ahora desarrollan y sirven en algunas parroquias de nuestra Iglesia particular. A este propósito el Papa Francisco en la última audiencia del mes de septiembre 2019 abordó el sentido de dicho ministerio en la Iglesia y en la sociedad.

El Obispo de Roma subrayó que desde el principio el Evangelio expone las tareas que ya desde entonces la comunidad cristiana realizaba de modo que ni la predicación del Evangelio ni la atención a los pobres se vieran mermadas, y nació así el ministerio de los diáconos que “devolvió la armonía entre el servicio de la caridad y de la Palabra”. Por ello, el diácono no es un sacerdote de segunda”, aseguró el Papa Francisco por el contrario “los diáconos se crearon para el servicio. El diácono no es para el altar, es para el servicio. Es el custodio del servicio en la Iglesia. Cuando a un diácono le gusta ir mucho al altar, se equivoca. Ese no es su camino”, explicó el Pontífice. Por el contrario, los diáconos, son llamados para el servicio. Los diáconos en la iglesia no son sacerdotes de segunda clase, no. Es otra cosa. Es el custodio del servicio en la Iglesia. Y es precisamente esta armonía entre el servicio a la Palabra y el servicio a la caridad que representa la levadura que hace crecer el cuerpo eclesial.

 

Podría también gustarte...