Festividad de la Virgen María, Madre de Dios

 

 Tijuana, B. C.- La Iglesia Católica celebra el primero de enero de 2011 a María Madre de Dios, la fiesta más importante a la Virgen María a nivel mundial.

“Quisiera poner de relieve esto que es muy importante para el mundo católico, el día primero de enero es la fiesta más grande de la Virgen en toda la Iglesia, en todo el año. Es el día que llamamos a María, Madre de Dios, es el día que celebramos a la madre de Dios”, comentó el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.

Por ello es día en que los católicos deben ir a misa a celebrar a la Madre de Dios y nuestra, es de tal importancia como una misa de domingo.

Detalló el Arzobispo que de la maternidad de la Virgen María brotan las prerrogativas como lo son el de su Inmaculada Concepción y su Asunción al cielo en cuerpo y alma.

Aclaró que esta festividad de María Madre de Dios es a nivel mundial más importante que la celebración de la Virgen de Guadalupe, cuya advocación es venerada en México y América Latina, así como en otros países donde viven comunidades mexicanas.

El Arzobispo mencionó también que la liturgia dice que a los ocho días de nacido el Niño Jesús fue llevado al templo por sus padres: la Virgen María y San José, su padre adoptivo, donde fue circuncidado, lo cual es considerado para el pueblo judío como para los católicos el bautismo.

“En realidad la circuncisión viene siendo para el pueblo judío como para nosotros el bautismo. Si aquel varón no se circuncida no pertenece al pueblo israelita, aún siendo nacido entre ellos. Debe ser circuncidado y entonces se le integra plenamente al pueblo israelita. Es ésto muy importante desde el punto de vista doctrinal”, destacó Monseñor Romo Muñoz.

También mencionó que el Papa Pablo VI nombró, durante su pontificado (1963 a 1978), al primero de enero Día Mundial de la Paz, y desde entonces se presenta un documento dedicado a la promoción de la paz por el Sumo Pontífice.

Ese documento es enviado cada año a todos los jefes de Estado donde se le invita a promover la paz.

Este año el Papa Benedicto XVI tituló su mensaje “La libertad religiosa, camino para la paz”.

“En esta ocasión la perspectiva es la religiosa y no es lo mismo que libertad de culto. La libertad religiosa es mucho más profunda que la libertad de culto. La libertad religiosa, dice el Papa, es uno de los derechos humanos fundamentales y que debiera estar, inclusive, como el derecho de los derechos fundamentales del ser humano”, enfatizó el Arzobispo.

Y concluyo deseándoles un esperanzador Año Nuevo, que confiemos en que vamos progresando, que tengamos la esperanza de que el 2011 será un año de progreso continuo para nuestra patria.

“Yo pediría que pudiéramos ser creadores de una paz a través de la justicia, que seamos promotores de la paz”, finalizó Monseñor Romo Muñoz.

 

Podría también gustarte...