A quien te abofetea en la mejilla derecha, preséntale también la otra

Lunes de la 11a. Semana del tiempo ordinario

Lectio 

Evangelio: Mateo 5,38-42 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Han oído que se dijo: Ojopor ojo y diente por diente. Pero yo les digo que no hagan frente al queles hace mal; al contrario, a quien te abofetea en la mejilla derecha,preséntale también la otra; al que quiera pleitear contigo para quitartela túnica, dale también el manto; y al que te exija ir cargado mil pasos,ve con él dos mil. Da a quien te pida, y no vuelvas la espalda al que tepide prestado. 

 

ORATIO

Qué difícil me resulta, Señor, saber perder en la vida. Qué celososoy de mi tiempo, de mis cosas, de mi salud, de mis ideas, como sifuera su dueño absoluto y pudiera disponer de ellos según mi talento.Soy incapaz de ceder, de condescender, de adaptarme al juego delotro. Estoy siempre a la defensiva y tutelo mis derechos (reales opresuntos) con la ilusión de tener siempre razón, de no cometer nuncaerrores, de conseguir imponerme siempre. Pero tú me pides que vivadesarmado, que me mida con la impotencia, con la precariedad, conel fracaso, con la pérdida. Me pides que me mida con la cruz. Hazmecomprender, Señor, que «encuentra lo mejor de sí mismo quien decideperder» (B. Háring). 

 

Mons. Salvador Cisneros.

Parroquia Santa Teresa de Ávila.

Podría también gustarte...