Les ha nacido un Salvador: el Mesías

 

      A los sacerdotes, religiosos (as), fieles del Pueblo Dios, hombres y mujeres de buena voluntad.“Les anuncio una gran alegría…: hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor” (cf. Lc 2,10-11). Él es el Príncipe de la paz, sólo él puede brindarnos la paz del corazón, de nuestro espíritu, que se traduce en la intima comunión con Dios. Sólo él es capaz de ayudarnos a edificar la paz social tan anhelada si vivimos y trasmitimos esta paz del corazón.

     "Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres" (Tt 2, 11). En esta ocasión al celebrar  la encarnación del Hijo de Dios, Jesucristo nuestro Señor, les invito a considerar en este año sacerdotal que este gran acontecimiento se repite en cada hermano que es consagrado sacerdote, en él Cristo se encarna de tal forma que ya no es él si no Cristo quien vive en él, y por esta gracia recibida traen la salvación a todos los hombres, por ello les exhorto a amar y orar por la santidad de nuestros sacerdotes. Y a ustedes hijos y hermanos en el sacerdocio vivamos nuestro ministerio con espíritu de humildad y comunión.

     “Despiértate, hombre: por ti, Dios se ha hecho hombre” (S. Agustín, Serm., 185). Sí, despertemos y anunciemos a todos esta grande alegría, esta es nuestra misión, somos discípulos misioneros; nosotros como Iglesia particular de Tijuana nos hemos sumado con toda la Iglesia Latinoamericana a mantener una misión permanente, quiero motivarlos a vivir esta dicha de servir al Señor proclamando por todos los rincones que él está con nosotros.

     “Se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho" (Lc 2, 17). Que esta alabanza resuene en el seno de todas las familias, iglesia domestica; es en la familia el lugar privilegiado donde Dios se manifiesta y se hace presente.¡Feliz Navidad en la paz y gozo de Cristo!Con mi bendición apostólica. 

     + Rafael Romo Muñoz

     Arzobispo de Tijuana

 

Podría también gustarte...