La presentación del Niño Jesús en el templo

        

       A los cuarenta días de la Navidad la Iglesia Católica celebra el Día de la Candelaria, es decir cuarenta días después de que nació el Niño Jesús fue presentado en el templo por su mamá la Virgen María y su papá adoptivo San José.        

        “La Iglesia nos presenta a Jesús que es presentado en el templo. Y al mismo tiempo también la cuarentena, de ahí viene este sentido de cuarentena, los cuarenta días de María, su purificación”, comentó el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.        

        Mencionó que los fieles católicos terminan la navidad hasta el 2 de febrero cuando levantan al Niño Jesús de los nacimientos, haciendo oración, rezando el rosario y alabando a Dios, y posteriormente comparten los tradicionales tamales. Asimismo muchos fieles llevan a sus niños Dios a la Iglesia para que sean bendecidos.        

        Explicó también que este día es consagrado a la vida religiosa, que integra a las religiosas, los religiosos y sacerdotes religiosos, quienes hacen un testimonio especial ante el Santo Padre de obediencia y de comunión con la Iglesia, de su compromiso y como signo de ello entregan al Papa una candela encendida.        

         “En todo el mundo pedimos por todos los que se consagran como sacerdotes, religiosos, religiosas, como monjes al servicio de la vida de la Iglesia. Son miles y miles de consagrados: las monjitas que tenemos en los hospitales, en las escuelas, en la vida parroquial y los sacerdotes que aquí tenemos también que no son diocesanos”, manifestó el Arzobispo.

         Detalló que los sacerdotes religiosos son los jesuitas, los franciscanos, los misioneros del Espíritu Santo, los escolapios, los salesianos, los misioneros de la caridad ylos scalabrinianos.        

        También dijo que en la Arquidiócesis de Tijuana hay una gran riqueza de religiosas consagradas, que son más de 400 dedicadas a los hospitales, orfanatorios, asilos, las escuelas, la vida parroquial, etcétera.        

       “Cuando Dios llama si hay una disponibilidad del corazón hay que dejarlo todo para el seguimiento del Señor. Oremos por la vida consagrada”, invitó Monseñor Romo Muñoz.

Podría también gustarte...