La vida religiosa sigue evangelizando en la Arquidiócesis

      

       Tijuana, B. C.- En la Arquidiócesis de Tijuana la vida religiosa sigue evangelizando en esta región del país, consagrados y consagradas dedican su vida para llevar la buena nueva de Jesucristo a los niños en los orfanatorios, en las escuelas, en las parroquias, así como a los adultos en los asilos, en las casas del migrante, en los hospitales, etcétera.

Para dar a conocer su carisma realizaron la Expo Vocacional, organizada por la Vicaría de Vida Consagrada que coordina el Presbítero Ramón Vásquez Ramos, ayer domingo 5 de mayo de 5:00 de la tarde a las 11:00 de la noche.

“Hubo toda una expresión bellísima de cómo las religiosas presentes aquí en nuestro territorio han sido verdaderamente evangelizadoras. Hubo un momento particularmente interesante de expresar cómo todas las situaciones que el ser humano vive está siendo acompañado por la vida consagrada, por la vida religiosa. Lo de ayer fue una gran fiesta: vivir la vida consagrada en nuestro territorio de Baja California”, dijo el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.

Detalló que se reunieron en la Expo Vocacional alrededor de 500 religiosas acompañadas por muchas personas.

El Arzobispo recordó que en 1697 entró la fe por Loreto a Baja California, nombre puesto a ese lugar por los Jesuitas quienes traían la imagen de Nuestra Señora de Loreto, quienes recorrieron la península fundando misiones.

Posteriormente los Jesuitas dejaron el territorio y en su lugar llegaron los Franciscanos, quienes estuvieron por un corto tiempo, y después fueron suplidos por los Dominicos.

Mencionó Monseñor Romo Muñoz que posteriormente se vivió un tiempo difícil de ausencia de misioneros hasta que llegaron los Misioneros del Espíritu Santo en 1939, quienes prácticamente dieron forma a la Iglesia en toda la península.

Aunque Loreto fue la población donde inició la evangelización el centro fue La Paz, Baja California Sur por su ubicación estratégica, donde se estableció el vicariato de la península, ya separado de la Alta California.

Tiempo después cambió la sede del vicariato a Ensenada y el 24 de enero de 1964 fue fundada la Diócesis de Tijuana con sede en esta ciudad, y el Papa nombró como primer obispo a Monseñor Don Alfredo Galindo y Mendoza.

“Nosotros estamos en este ritmo de 50 años, y por lo tanto es un Año Jubilar todo este periodo. Ya hemos tenido distintos eventos para celebrar esto”, mencionó el Arzobispo.

 

Podría también gustarte...