Los que lo tocaban se ponían sanos

Lectura San Marcos 6, 53-56: 

 

Cuando Jesús y sus discípulos terminaron la travesía y apenas desembarcaron, algunos le reconocieron. Luego comenzaron a recorrer toda la comarca. Cuando se enteraba la gente dónde estaba Jesús, le llevaban los enfermos en camillas. En la aldea o pueblo o caserío donde llegaba, colocaban a los enfermos en la plaza, y le rogaban que les dejase tocar el borde de su manto; y los que lo tocaban se ponían sanos.

 

 

REFLEXIÓN

 

Este pasaje es el resumen de la actividad de Jesús y su atención a los enfermos. Jesús curaba y liberaba a quienes encontraba. «El pasó haciendo el bien». Por eso el evangelio dice que «los que lo tocaban se ponían sanos». No es extraño, por tanto, que le busquen y que le sigan. 

 

 

ORATIO 

 

Oh Cristo, único mediador nuestro, tú eres necesario para que nosotros podamos entrar en comunión con Dios Padre, para llegar a ser contigo sus hijos adoptivos, a fin de ser regenerados en el Espíritu Santo. Tú nos eres necesario, oh único verdadero maestro de las verdades recónditas de la vida, para conocer nuestro ser y nuestro destino, el camino para conseguirlo. Tú nos eres necesario, o gran paciente de nuestros dolores, para conocer el sentido del sufrimiento y para dar a éste un valor de expiación y de redención. Tú nos eres necesario, oh Cristo, oh Señor, oh Dios con nosotros… (Pablo VI).

 

Mons. Salvador Cisneros

Parroquia Santa Teresa de Ávila

 

 

Podría también gustarte...