EN EL PRIMER ANIVERSARIO DE TU LLEGADA AL CIELO

Para Erika Natalif Xolaltenco Tlatelpa

“Muy querida Eri:

Hace un año que Dios Padre te llevó al cielo y estoy convencido de que, como un fruto maduro, tú estabas bien dispuesta para este encuentro definitivo con Él.

Muchos sufrimos tu separación física, pero en medio de nuestro dolor, también nos alegramos porque llegaste a tu meta y porque eres inmensamente feliz.

El verdadero amor trasciende hasta la eternidad; por eso, para muchos sacerdotes, religiosas y laicos de tu Diócesis de Tlaxcala y de México, estás viva en nuestra mente y en nuestro corazón. Siempre te recordaremos como una mujer evangelizadora a través de los medios de comunicación social. Estamos seguros de que tú también nos sigues amando y de que ruegas por nosotros ante Dios, para que, imitando tu ejemplo, vivamos intensamente y con fidelidad nuestra misión aquí en la tierra.

Recibe estas significativas palabras a nombre de tus papás Joaquín e Isabel, que te engendraron en el cuerpo y en el espíritu. Tú eres el fruto de su amor junto con tus hermanos Edder, Jessie y Angelita. ¡Qué hermosa familia te regaló el Señor y qué gran regalo sigues siendo tú para ellos! En el primer aniversario de tu llegada a la casa del Padre, tus familiares y amigos continuamos íntimamente unidos a ti en Cristo muerto y resucitado, esperando reencontrarte en el cielo, para disfrutar juntos del amor en Dios por toda la eternidad.

Querida Eri, como tú lo escribiste, soy Francisco, tu amigo y obispo.

+Mons. Francisco Moreno Barrón

Arzobispo de Tijuana”

Tijuana, B.C. a 13 de julio de 2017