Entrevista al Arquitecto Luis Armando Curiel Ortega, ganador del Concurso del Anteproyecto de la futura Nueva Catedral Metropolitana de Tijuana

Sentados en una de las mesas del restaurante “La Oliva”, en el fraccionamiento Monterrey, propiedad de su hijo Aldo, quien es el Chef y donde ayudan sus esposa y el mismo cuando se requiere, entrevistamos al arquitecto Luis Armando Curiel Ortega, quien diseñó el proyecto ganador de  nuestra futura Catedral de Tijuana. Su otro hijo, Luis Armando, es coparticipe del proyecto y está por terminar la carrera de arquitectura en el Tecnológico de Monterrey.

Nacido en la ciudad de Tijuana, de familia que viene de Macota, Jalisco, hizo todos sus estudios hasta la Prepa en esta ciudad. En aquella época, hace más de 35 años, no había escuela de arquitectura en Tijuana, por lo que tuvo que ir a Mexicali a estudiarla, en la UABC, “soy cimarrón”, no dice. Trabajó desde la preparatoria como dibujante y ya como arquitecto ha estado más en el área de la construcción. Hizo estudios de especialidad en la UNAM y le tocó construir la primera marina en Ensenada.

Hace apenas dos años, por petición de su hijo Luis Armando, se deciden a establecer y formalizar un despacho de diseño de arquitectos, más que constructora, sin dejar los trabajos de construcción, especialmente en el área marítima.

Cuando se entera del concurso para diseñar el proyecto de la nueva catedral ¿qué pensó? Me entero del concurso vía internet y por algunos amigos sacerdotes, pero no pensaba inscribirme. No es tan sencillo en esta época lanzarse a un concurso de esta magnitud. Un día antes de que se cerraran las inscripciones, voy y me inscribo, un día antes. Mi esposa me insistía “inscríbete, inscríbete” Hablo con mi hijo: “como ves” y me dice: “si, le entramos”, y pues le entramos.

Las bases del concurso…                                                                                                                                                                Una cosa que me gustó mucho del proyecto son las bases del concurso. Un edificio religioso tiene ciertas características y mucha historia (…) Estamos hablando de la Liturgia, además de mucha historia de arquitectura religiosa. Este concurso se basó mucho en el aspecto litúrgico, lo religioso. Me gustó mucho el sentido que este arzobispado quería darle a su catedral. Todos los elementos que concurren en una catedral tienen un sentido litúrgico, hasta a reja: todo, los pórticos, el atrio, el presbiterio, la nave central, etcétera, todo tiene que ver con los espacios litúrgicos. La liturgia es la expresión de Dios ante su pueblo, entonces debe tener ese sentido. Tu diseñas un espacio que debe dar cabida a todo ese sentido litúrgico y teológico, y me gustó mucho.

¿Cómo define el estilo arquitectónico de la futura catedral?

Se tomaron elementos de la arquitectura clásica religiosa y se le dio una interpretación contemporánea, incluyendo lineamientos de sustentabilidad.

El reto…                                                                                                                                                                                                     Era como un reto: “ponte a estudiar”.  Yo soy católico, miembro de esta comunidad, y en base a esta fe participo también. Una de mis hermanas me dice: “Uh, vas a cumplir un deseo de mi mamá, que vayas a Misa todos los domingos” (risas)

Investigación…                                                                                                                                                                                   Entonces empezamos con mi hijo a trabajar en el proyecto, a hacer una investigación a fondo, hasta mi esposa participó en lo que hace a los aspectos litúrgicos, y era como el angelito que tienes a un lado.

Entonces usted se preocupó desde un principio de unir su creatividad arquitectónica con la historia y la liturgia arquitectónica…                                                                                                                                                                             Hay dos aspectos: uno es la concepción que como artista, como arquitecto que al hacer un edificio tienes: un edificio que habla por sí solo, tiene un sentido de percepción dentro de la comunidad. El otro aspecto es más técnico, de organización de espacios, el estacionamiento, etc. Nos preguntamos mi hijo y yo “mi Iglesia ¿qué mensaje quiere dar?” Analizamos la historia de los edificios religiosos y algunos son edificios ostentosos, que contrastan con la realidad (humilde) de sus comunidades. De sí construir un edificio para 3000 personas es majestuoso. Si a esa majestuosidad la cubrimos de mármoles y materiales de ese tipo, la hacemos costosa y la hacemos ofensiva.

Que mensaje quiere dar la Iglesia ante una realidad donde hay pobreza, donde hay marginación…                          Ese es el primer planteamiento que nos hicimos; “no queremos hacer un edificio ostentoso” y hacemos esa observación al comité, en mi entrega del anteproyecto lo digo, como te los estoy platicando aquí. Partiendo de esto, nos propusimos un proyecto de un edificio, sí majestuoso y digno en lo espiritual, pero mesurado, que tenga y transmita el mensaje a la comunidad de un edificio modestamente cristiano.

Muros de tapial de tierra y  medio ambiente….                                                                                                                                                                       Pero también mostrar una catedral comprometida con la actualidad del medio ambiente, la cuestión sustentable, de construir en convivencia con el medio ambiente. Partiendo de este principio como arquitectos nos planteamos construir la catedral con muros de tierra, tierra compactada. No estamos inventando el hilo negro, hay muchos ejemplos en el mundo. Tenemos que ser conscientes de nuestro medio ambiente.

El confort físico…                                                                                                                                                                                   Se puede construir un edificio muy bonito, pero entras al edificio y en época de frio no aguantas el frio,  y época de calor no aguantas el calor. Tenemos que trabajar como arquitectos en crear un confort físico a los fieles, algo acogedor. Iniciamos con elementos de una arquitectura tradicional, extraerlos para llegar a una arquitectura contemporánea. Todo el centro tiene “troneras de iluminación”, que es entrada de luz natural, entrada de aire: el aire caliente sube y se va saliendo, algo que regula el clima. Entonces tenemos muros de tierra, con cero transferencia de calor, troneras de ventilación e iluminación: el confort de un espacio interno tiene que ver con los materiales que envuelven los espacios; pisos, muros y techo.

El confort espiritual…                                                                                                                                                                Queremos estar en un espacio que motive a orar, reflexionar, comunicarse con Dios. La arquitectura religiosa contemporánea a veces genera esos espacios inmensos, claros de  40 metros, que no nos conectan con una espiritualidad tradicional. Nuestra generación ha ido a catedrales con columnatas, arcadas, etc. que ayudan a la espiritualidad.

La catedral de Nuestra Señora de los Ángeles, en Los Ángeles, California…                                                                      Hace poco mi hijo y yo la visitamos, antes de inscribirnos al concurso, la tenemos muy cerquita. Y hacíamos esta reflexión: una construcción de mucho valor arquitectónico, pero poco valor espiritual, de acogida, no te sientes, no te motiva. No queremos eso. No como cristianos.

Pero en el culto a Dios se le da lo mejor, desde Abel hasta templos, basílicas y catedrales en el Vaticano…           Claro, hay que dignificar el edificio, pero cuidar la manera como lo hacemos. Los muros de tierra son una conexión con la naturaleza, creación de Dios. El cambio climático que nos amenaza no es una mentira, no es una moda. Por eso hoy calor, ayer frio…

¿No sintió temor que esta propuesta de muros de tierra compactada fuera a darles desventaja ante el jurado? ¡Claro!  Éramos conscientes de lo que planteamos. No nos limitó ganar o no, eso era secundario. Como arquitectos planeamos nuestra visión y había que ser honestos. En cualquier otro proyecto hablas con tu cliente. Lo malo de los concursos que es no hay cliente con quien conversar. Este era mi cliente (señala el documento con las bases del concurso). Le podía preguntar y nunca me iba a constar (risas). Unas base por cierto muy bien explicadas, no había dudas.

Críticas, Anteproyecto y Proyecto definitivo…                                                                                                                                         Eso fue el Anteproyecto, ahorita estamos trabajando en el proyecto definitivo. Mi Anteproyecto ganador obviamente tuvo críticas del jurado, y se me entregaron. El anteproyecto se fue a la Cd. de México y también hubo aportación de críticas. Tengo la libertad de atender esas críticas, y la Arquidiócesis me lo está respetando. Criticas muy buenas y constructivas, que aportan y van a enriquecer el proyecto. Criticas la mayoría desde el punto de vista litúrgico, que no cambian la visión ni el sentido del proyecto. Por eso es tan importante la claridad con que la Arquidiócesis está planteando las cosas. No se trata de estilo arquitectónico, por ejemplo el atrio, que es un espacio sagrado. Un doctor en liturgia me lo hizo ver y vamos a definir el atrio con esa importancia. Observaciones de un jurado muy calificado: maestros y doctores en liturgia, arte sacro, teología música, historia. Muy capacitados.  (El 28 de noviembre se reunieron todos los presbíteros que quisieron, en una reunión oficial, para conocer los detalles del anteproyecto y dar sus opiniones para lograr al proyecto definitivo)

Qué sigue…                                                                                                                                                                                               En enero (el 24) se entrega ya el proyecto definitivo, obviamente con revisiones y aportaciones. De ahí viene otro proceso que es el Proyecto Ejecutivo

Proyecto Ejecutivo ¿Usted participa?                                                                                                                                                                             No sabemos. El gran Patronato junto con el Arzobispado definen cuál es su mejor opción.

Usted quiere construirlo…                                                                                                                                                           Claro, lo quiero construir.

Y el costo…                                                                                                                                                                                            La segunda pregunta siempre es esa ¿cuánto cuesta? ¿Cómo se hacían las catedrales?

…el pueblo                                                                                                                                                                                            Si, Autoconstrucción.

Creo que ya sé a dónde va usted…                                                                                                                                        ¡Vamos haciendo un edificio comunitario, que la catedral sea comunitaria! Que involucre a la sociedad: involucrar a los constructores, los fabricantes de materiales, a toda la comunidad. Tampoco estoy inventando el hilo negro. El padre de la arquitectura moderna, Louis Kahn (1901-1974, arquitecto estadounidense de origen estonio, uno de los principales maestros del siglo XX gracias a la poética monumental que desarrolló en sus edificios de ladrillo y hormigón). El en la época final de su carrera empezó a hacer obras con la “Autoconstrucción”. Fueron casos de éxitos. Yo le dije al arzobispo… y le gustó.

Una idea fantástica…                                                                                                                                                                        Le gustó la idea. Pero obviamente él arzobispo no tiene 38 años de convivir con albañiles, trabajadores, contratistas. Es complicado. Hoy día hay administradores de obra, y por separado se contratan los especialistas: al de la luz, estructuras, cimentación, etc. Obviamente es para bajar costos.

Entonces aquí no podemos decir “esta catedral valdría tanto”, si se hace en un proyecto comunitario (programa de autoconstrucción).                                                                                                                                                                      Es otro valor. A lo mejor una tercera parte. No sabemos. Pueden los fieles, incluso, aportar mano de obra. Lo esencial es que tenemos los materiales, los tenemos a un lado, “aquí tengo tierra, la tomamos y son los muros…

Tenemos buena tierra en Tijuana para esto, arenosa, arcillosa…                                                                                               Si claro, ahorita vamos a mi oficina para que veas, tiene un muro de tierra.

Tiene la ilusión de desarrollar la obra…                                                                                                                                    Me gustaría ver mi nombre ahí…mientras no sea en una cripta (risas).

Nota del Editor: Un día antes de la entrevista (día de Acción de Gracias) el Arquitecto Curiel y su esposa iniciaron la Fundación “Acéptame, Incluyéndome”. Su hijo Aldo, de 24 años,  chef de “La Oliva” su propio restaurante, y que está escribiendo el noveno capítulo de un libro, superó el Asperger, una difícil condición parecida al Autismo. Aldo ha sido un caso de éxito. Terminó su carrera de Arte Culinario y estudió por tres años Narrativa. Esta fundación quiere que todos los niños que sufren esta condición, tengan las mismas oportunidades.

Quedamos invitados todos a probar los deliciosos platillos de Aldo.

 

Periódico Presencia

Por Álvaro Méndez

 

 

 

 

 

 

Podría también gustarte...