En Adviento nos preparamos para la navidad y la segunda venida de Cristo al mundo

Pastoral para la Comunicación. – En la Iglesia vivimos el tiempo litúrgico de Adviento. A este propósito nuestro Arzobispo Francisco Moreno Barrón nos exhorta para que el Adviento reafirme en cada uno de nosotros esa iniciativa de Dios que viene al encuentro del hombre para manifestar su amor sin límites alentando la esperanza y la fe.

En el primer domingo de Adviento, el Sr. Arz. Francisco Moreno Barrón resalto frente a la comunidad de fieles Católicos Reunidos en la Catedral Metropolitana: “Muy queridos hermanos todos en Cristo Jesús, hoy en el inicio de un nuevo año Litúrgico en la Iglesia, hoy en el Primer domingo del Adviento, estamos invitados por la Palabra de Dios a prepararnos para celebrar como cada año el nacimiento del Niño Dios en esta próxima navidad, nos invita a prepararnos para la segunda venida de Cristo para el fin del mundo, cuando Cristo venga a consumar la creación y entregar a su Padre Dios lo que le ha confiado. Les invito a prepararnos incluso para nuestra propia muerte, el día que el Señor nos llame a su presencia, son pues, tres preparaciones, – para la navidad, – para el fin del mundo, – para el día de nuestra propia muerte”.

El término “Adviento” viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. El Adviento se trata también de prepararnos para la Parusía o segunda venida de Jesucristo en la “majestad de su gloria”.

Respecto a lo anterior el Sr. Arzobispo continuó diciendo: “El Padre Dios quiso que Su Hijo se hiciera humano, de nuestra carne y de nuestro hueso, Dios y Hombre verdadero al mismo tiempo, nosotros cada año celebramos ese nacimiento con mucha fe, con mucha devoción porque queremos que el Niño Dios renazca en nuestro corazón, por ello es necesario prepararnos en este tiempo de gracia llamado, Adviento. Pero también hemos de prepararnos para la Parusía que es la segunda venida de Cristo que ya no nacerá entre pajas, sino que vendrá como Dueño y Señor de todo lo creado para dar a cada quien, según sus acciones, entonces será el final de todo. El mundo no es nuestra tienda definitiva, sino que vamos a cielos nuevos, a tierra nueva. Vivamos pues de acuerdo al plan de Dios, haciendo a un lado las obras de las tinieblas, entonces llegará la navidad y el niño Jesús renacerá en nuestro corazón” finalizó el Arzobispo.

En resumen, el Adviento comprende las cuatro semanas antes de la Navidad. El Adviento es tiempo de preparación, esperanza y arrepentimiento de nuestros pecados para la llegada del Señor. En el Adviento nos preparamos para la navidad y la segunda venida de Cristo al mundo, cuando volverá como Rey de todo el Universo. Es un tiempo en el que podemos revisar cómo ha sido nuestra vida espiritual, nuestra vida en relación con Dios y convertirnos de nuevo. Es un tiempo en el que podemos hacer un plan de vida para mejorar como personas.

Podría también gustarte...