El Arzobispo invitó a los niños a ser los discipulitos y misioneros de Jesús

 

        Tijuana, B.C.- El Decanato VII “Señor de la Misericordia” fue visitado por nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Moreno Barrón, en su visita pastoral a cada parroquia por decanato. Este decanato cuenta con ocho parroquias, por ello dividió su visita a cuatro el viernes 7 y las otras cuatro el sábado 8 de octubre.

          Con la oración ante el Santísimo Sacramento inició en cada una de las parroquias, y posteriormente después de darles un pequeño mensaje escuchó la realidad pastoral, así como las sugerencias, inquietudes y solicitudes de los feligreses.

          Los laicos le manifestaron su deseo por mayor espacio de formación, su preocupación por la proliferación de las sectas, la posibilidad de comulgar de rodillas, que no les cambien frecuentemente a sus sacerdotes, su amor y agradecimiento por el gran trabajo pastoral de sus sacerdotes y que si existe la posibilidad de enviarles otro sacerdote o diácono que les ayuden en dicho trabajo pastoral.

          También los jóvenes le hicieron saber su preocupación por la necesidad de evangelización de los mismos jóvenes porque muchos andan perdidos en las adicciones y otras distracciones y no se acercan a la Iglesia, la necesidad de que los padres de familia se preocupen por la formación espiritual de sus hijos, la necesidad de proteger a las familias ante el ataque que está sufriendo en la actualidad, la importancia de ganar la indulgencia plenaria en este Año de la Misericordia, y lo invitaron a celebrar una Eucaristía en la P. Señor de la Misericordia por este año extraordinario. Y les explicó el significado del escudo episcopal.

          Por su parte Mons. Moreno Barrón les dijo que va a impulsar la formación en toda la Arquidiócesis de Tijuana y los invitó a tomar el lugar que les corresponde en la Iglesia, ayudando a sus sacerdotes en la evangelización de los más alejados. Y les aclaró que no importa tanto la postura externa, sino la interna para recibir la comunión, los invitó a amar su parroquia, y a los niños a ser los “discipulitos y misioneros de Jesús”.

          Sobre el no cambiarles a los sacerdotes frecuentemente les aclaró que los sacerdotes son cambiados de acuerdo a las necesidades que tiene la Arquidiócesis, y los invitó a seguir a Nuestro Señor; además los invitó a orar por las vocaciones consagradas para que podamos tener más sacerdotes en nuestras parroquias.

          A los jóvenes les dijo que es importante que ellos evangelicen a los mismos jóvenes para que conozcan a Jesús y lo tengan en su vida, y a los padres de familia los exhorta a ser los primeros formadores de sus hijos y a proteger a sus familias.

          Finalmente los confirmó en la fe e invitó a vivir y morir siendo católicos.

          Las parroquias que forman este decanato son: María madre de la Iglesia, San Bernabé Apóstol, San Luis Rey de Francia, Santa Rosa de Lima, Nuestra Señora de Fátima, Cristo Resucitado, San Judas Tadeo y Señor de la Misericordia.

 

          

Podría también gustarte...