Arzobispo Francisco: “Pidan ustedes a Dios como regalo para su Obispo que persevere en la alegría y en la fidelidad”

Tijuana, B.C.- La Santa Misa de acción de gracias por el XVI Aniversario Episcopal de nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Moreno Barrón, la presidió nuestro Arzobispo y concelebraron los sacerdotes en la Capilla del Seminario Menor.

“Muy queridos hermanos en Cristo Jesús. Agradezco esta caridad de participar conmigo en esta Eucaristía de acción de gracias por estos 16 años de servicio pastoral en la Iglesia como Obispo, ahora como Arzobispo de esta querida Iglesia particular de Tijuana”, dijo el Arzobispo durante la homilía.

 Además agradeció la presencia de los sacerdotes, religiosas y religiosos, seminaristas y fieles.

“Toda esa gente que nos dio testimonio de una fe viva y que nos engendraron en esa fe esa gente de nuestra vida diaria, que nos amó y se dejó amar por nosotros. De modo que en la Iglesia hay mucha gente que nos ha engendrado en la fe. En el Antiguo Testamento la fe de nuestros antepasados estaba centrada en el único y verdadero Dios. Nuestra fe en el Nuevo Testamento está centrada en el único y verdadero Dios, pero a través de Cristo Jesús, el Dios encarnado es el centro, el objeto de nuestra fe”, comentó Mons. Moreno Barrón.

Agregó: “Los invito a tomar conciencia de todas estas gentes cercanas a nosotros en la historia, en nuestra vida cercana, que nos han permitido ser lo que somos, que nos acercaron al bautismo donde recibimos la fe como una semilla que tiene que crecer y desarrollarse a lo largo de toda nuestra vida, hasta llegar a una fe adulta”.

Destacó que no podemos ser gentes de una fe mediocre, superficial, que vacila ante cualquier dificultad, ya que estamos llamados a ser adultos en la fe para responder a los planes de Dios en cada uno de nosotros.

Puso de ejemplo a San José, padre adoptivo del Hijo de Dios y esposo castísimo de la Inmaculada Virgen María, a quien se le llama protector y custodio, cuya misión y oficio las desarrolló en completa fidelidad, hombre de la fe. Y dijo que después de la Virgen María debemos un agradecimiento y devoción especial a San José.

“Queridos hermanos yo como su Obispo estoy convencido de que también he recibido las gracias, dones, bendiciones, carismas que necesito para desempeñar este servicio al que me ha llamado Dios en la Iglesia, ahora desde hace 1 año y seis, siete meses en medio de ustedes. Y reconozco que como San José lo que se espera de mi es que cumpla este oficio con fidelidad, convencido de que en la fidelidad tarde que temprano trae felicidad y que la infidelidad siempre acarrea desgracias. Pidan ustedes a Dios como regalo para su Obispo que persevere en la alegría y en la fidelidad. Fidelidad a Cristo, fidelidad a la Iglesia, fidelidad a mi propia conciencia”, pidió el Arzobispo.

También dijo que todos estamos llamados a responder al don de la fe y a la vocación que cada uno ha recibido con fidelidad, y que le debemos pedir a Dios nos la de y debemos conquistar con esfuerzo en la vida cotidiana.

“Como San José supo cuidar al Niño Jesús, también nosotros queridos hermanos sirvamos con alegría al cuerpo de Cristo en nuestros hermanos que nos rodean. Como San José tenemos el privilegio de servir a Cristo cuyo rostro somos capaces en la fe de descubrir en la gente que está a nuestro alrededor, empezando por los más desprotegidos, empezando por los más insignificantes, por los más pobres, por los que más necesitan de nuestra cercanía de amor cristiano. Y siguiendo entonces las huellas de nuestros antepasados en el Antiguo y en el Nuevo Testamento maduremos en nuestra fe y aspiremos a la santidad. No tengamos miedo que nuestra vocación desde nuestro bautismo es la santidad. Juntos podemos caminar por estos senderos”, destacó Mons. Moreno Barrón.

Al término de la Eucaristía el Arzobispo convivió con los sacerdotes y feligreses compartiendo los alimentos en un convivio en el Seminario Menor.

 

 

Podría también gustarte...