La obra de Santa Teresa de Calcuta sigue palpitante en la vida de la Arquidiócesis, celebrando tres décadas de servir a los más pobres entre los pobres

LATIR DE LA ARQUIDIÓCESIS (PRESENCIA)

Pastoral de la Comunicación

Tijuana, B.C.- La Santa Misa de acción de gracias por el XXX aniversario de fundación de los Misioneros de la Caridad en nuestra Arquidiócesis de Tijuana, y varias confirmaciones, presidió nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Moreno Barrón, y concelebraron los padres Misioneros de la Caridad encabezados por el Superior, Pbro. Brian Kolodiejchuk.

“Los padres Misioneros de la Caridad y también las Misioneras de la Caridad, que son una sola familia, dos ramas, ellas continúan la enseñanza, el estilo de vida que aprendieron de Madre Teresa de Calcuta, yo le llamo Teresa de Calcuta, Teresa de Tijuana, porque después de Calcuta no hay otra ciudad, otra diócesis en el mundo donde estas mujeres consagradas tengan tanta presencia en varias casas. Aquí tienen seis casas. Y aparte esta es la casa fundacional. Aquí nacieron los padres Misioneros de la Caridad y si bien ahora están en muchas partes del mundo, esta sigue siendo la diócesis a la que pertenecen, la diócesis de referencia para ellos. Por eso yo estoy muy contento de su presencia de los padres y de las hermanas porque realmente ellos van a lo importante, ellos cuidan de los pobres, ellos los tratan con mucho amor”, dijo el Arzobispo.

Destacó que los Misioneros de la Caridad y las Misioneras de la Caridad privilegian a los pobres, entre ellos los migrantes. Y que esto nunca lo dejarán de hacer desde su propia pobreza.

Por su parte el Superior General de los Misioneros de la Caridad, Pbro. Brian Kolodiejchuk, dijo: “yo creo que lo que hacemos en si con cosas, acciones ordinarias como la Madre Teresa lo repetía: ´hacer cosas ordinarias pero con un amor extraordinario´. En 30 años servimos a muchas personas: los pobres, dándoles cosas materiales pero también nuestro servicio sacerdotal, los sacramentos. Y también ahora por ejemplo tenemos una unidad para la rehabilitación. Y los padres aparte de atender a la gente que viene aquí van a las cárceles, a los hospitales. Nosotros queremos enfocarnos en los más necesitados y los que no reciben mucha atención, a los más pobres de entre los pobres”, compartió el Padre Brian, también postulador de la causa de canonización de Santa Teresa de Calcuta.

Recordó el sacerdote que el 25 de junio su fundadora llegó a Tijuana procedente de la Ciudad de México, a donde acudió a ofrecer a Nuestra Señora de Guadalupe las misiones en México. Previamente en febrero de 1988 llegaron las religiosas.

El Padre Brian también recordó que en una ocasión fueron Santa Teresa de Calcuta con el entonces Obispo, Mons. Carlos Emilio Berlié Belauzarán, al Mariano Matamoros, donde una persona le pidió a la fundadora que les llevara la palabra de Dios. E inmediatamente Santa Teresa le habló a la superiora regional para que le mandara ese mismo día a 4 religiosas para fundar una nueva misión.

En nuestra Arquidiócesis de Tijuana hay 8 sacerdotes en dos comunidades, así como 4 casas de las Misioneras de la Caridad de vida activa y 1 de vida contemplativa.

Podría también gustarte...