Arzobispo Francisco: “Todo bautizado tiene que vivir su vocación al amor, que se expresa en el servicio… a los más necesitados”

LATIR DE LA ARQUIDIÓCESIS (PRESENCIA)

Pastoral de la Comunicación

Tijuana, B.C.- La Santa Misa de ordenación diaconal de Ángel Ricardo Arriola Alcántara, Legionario de Cristo, presidió nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Moreno Barrón, en la Parroquia Espíritu Santo.

“Ángel Ricardo participamos como Iglesia con gran alegría de tu ordenación diaconal…Recibir el sacramento, el orden del diaconado es un llamado singular que reclama también una respuesta especial. A través de este diaconado, tú vas a corresponder al amor de Dios, al amor de Jesús, como Jesús mismo nos lo pide en el Evangelio: permanezcan en mi amor. ¿Y cómo permanecemos en su amor?, cumpliendo sus mandamientos, viviendo a fondo tu vocación al diaconado estarás correspondiendo al amor de Dios, al amor de Jesús”, reflexionó Mons. Moreno Barrón.

Explicó que, todo bautizado tiene que vivir su vocación al amor que se expresa en el servicio, pero el diacono toma especial conciencia y compromiso de amar sirviendo al pueblo de Dios.

Ya que como diácono está llamado a tener el privilegio de servir en la comunidad, en la Iglesia a nombre del mismo Cristo Jesús, aún en las cosas más pequeñas como barrer, lavar la loza, cuidar el aseo de la casa, vigilar que el templo, la capilla esté siempre muy digna, y preparar lo que se requiere para la Eucaristía.

Y detalló que no fue ordenado para hacer celebraciones por sí mismo, pero que si se requiere puede hacer celebraciones de la palabra si no puede llegar el presbítero, sino que su función en la liturgia es asistir al obispo y al presbítero celebrante: diaconar la Santa Misa.

Así mismo, administrar el bautismo, asistir el matrimonio y bendecirlo como un testigo cualificado, bendecir a la comunidad, asistir a los enfermos, celebrar las exequias.

“Es un ministerio tan hermoso que tiene como centro proclamar la palabra en la Eucaristía y en tu vida diaria, asistir en el altar y tener una experiencia profunda en Cristo Eucaristía, y luego esta palabra de Dios y esta Eucaristía se refleje en tu vida de amor en el servicio a todos los que te rodean. Toda tu vida serás un diácono, en realidad, porque siempre estarás llamado a servir. Pero si Dios quiere dentro de un tiempo Él te dará el regalo de recibir el Sacramento del Orden como presbítero”, destacó el Arzobispo.

Además lo invitó a vivir intensamente su diaconado sin estar pensando en cuándo recibirá el presbiterado, porque ahí encontrará su plena realización. Y a contemplar a Cristo, modelo perfecto de servicio.

“La medida para que tú sirvas a tus hermanos es contemplar cómo los ama Jesús, especialmente a los pobres, a los enfermos, a los tristes, a los que parecen menos útiles a los ojos del mundo. Aquí en Tijuana tenemos el privilegio de ser servidores de nuestros hermanos migrantes, de los que viven bajo los puentes, de mucha gente que sufre de distintas maneras. Esta Iglesia migrante, a tus hermanos de congregación, los Padres Legionarios, les brinda una oportunidad constante de mostrar su amor especial por los más necesitados”, invitó Mons. Moreno Barrón.

 

Podría también gustarte...