La Pastoral de trabajo en la Arquidiócesis promueve una visión integral en el sector laboral de la frontera

Pastoral para la Comunicación.- En entrevista para la Comisión Diocesana de Pastoral para la Comunicación el Pbro. Sergio Vázquez Aguilar, Maestro de Historia de la Iglesia en etapas de Modernidad y Contemporánea en 2do de teología en el Seminario Mayor de Tijuana y encargado de la Pastoral del trabajo en esta Iglesia Particular compartió que el día 1ro de mayo se celebra el día del trabajo. Lo cual implica conocer el contexto de dicha celebración: partiendo del hecho histórico donde en Cananea los mineros del lugar vivían en condiciones laborales difíciles inician la revuelta de Cananea para pedir los derechos del trabajador, luego de esto viene la Constitución donde se describen las primeras leyes en favor del trabajador.

 

Así mismo comentó que el Papa Pio XII en 1955 es quien propone la figura de San José Obrero como patrono de los trabajadores a nivel Internacional. San José Obrero quien le enseña a Jesús a trabajar en el taller de Nazaret, en la Escritura se llama a San José como el hombre prudente, justo, el hombre que se preocupa por las provisiones de su hogar. En este sentido señala que San José como hombre trabajador se convierte en el ícono del Padre de familia que se preocupa por el bien del hogar y de los miembros que la componen.

 

Como encargado de la Pastoral del trabajo acentúa la importancia de la expresión que la Iglesia utiliza con frecuencia con respecto al trabajo, ‘el trabajo nos hace dignos’, dijo: ‘’Por la parte espiritual, es el espíritu el que se regocija y se goza en los triunfos, podemos decir que el hombre en cuanto a que transforma su entorno se siente bien consigo mismo y aporta a la humanidad, a la sociedad su trabajo que embellece el entorno donde se mueve. Desde las Sagradas Escrituras podemos ver como Dios Padre ha dado a Adán y Eva la responsabilidad de trabajar la tierra, solo que el pecado hizo que ya no vean la dulzura del trabajo, el pecado nos hace ver que el trabajo sea cansado, pero en realidad al decir que el trabajo nos hace digno es entender que hay satisfacción en la construcción de la vida del hombre y que la plenitud del hombre también está en sus manos’’.

 

En consecuencia, la Pastoral de trabajo se preocupa por esto, a santificar no solo el trabajo sino a la persona, pero también busca cómo ayudar a las personas a tener ese encuentro con la familia entendiendo que el trabajo es solo un medio para vivir, no estamos llamados a vivir para trabajar, siempre y cuando trabajemos para ver nuestro bienestar, nuestro trabajo se vuelve santo.

 

Finalmente compartió que aunado al Día del Trabajo que civilmente está marcado el 1ro de mayo, día que la Iglesia proclamó a San José Obrero como patrono de los trabajadores está también la fiesta de la Santa Cruz donde los trabajadores de la albañilería se acercan a las Iglesias para bendecir su cruz y exaltarla en sus obras de construcción, esto nos remonta a la Historia donde Santa Helena, madre de Constantino va a Jerusalén a buscar la Cruz de Cristo, entre sus trabajadores mueren algunos, cuando recupera la Cruz de Cristo y la lleva a Roma propone una celebración por los caídos en aquella búsqueda. Y son estas tres fiestas que se unen, el 1ro de mayo, día del trabajo, San José Obrero y el día de la Santa Cruz.

Podría también gustarte...