Los cuidados paliativos frente a la cultura del descarte

Pastoral para la Comunicación. – Las religiones y la ética médica sientan las bases para una nueva alianza que promueve la dignidad de cada paciente y el derecho a la atención. Dar valor a cada vida, promover la cultura del cuidado y contrarrestar la del descarte que tiene la evidencia más dramática en la vejez.

Estas son las premisas con los que más de 250 expertos de todo el mundo antes de concluir el 2019 se reunieron en el Simposio Internacional “Religión y ética médica: cuidados paliativos y salud mental durante el envejecimiento”, organizado por la Academia Pontificia para la Vida en colaboración con la Cumbre Mundial de la Innovación para la Salud (WISH), una realidad animada por la Fundación Qatar, en la Ciudad de Roma.

Mons. Paglia presentó la iniciativa en referencia a lo que ya se ha logrado en los diversos congresos a los que asistió la Academia para la Vida sobre este tema, al tiempo que el Presidente de la Academia Pontificia para la Vida, por lo tanto, ha indicado el riesgo de que la medicina esté “afectada por el delito de eficiencia absoluta”, y luego ha reiterado que la perspectiva de la atención requiere una vocación específica: “Incluso cuando no se puede curar se debe siempre cuidar, estar al lado”.

También durante el Simposio se presentó el “Libro Blanco” para la Promoción y Difusión de Cuidados Paliativos en el mundo, preparado por un grupo internacional de expertos. El texto está disponible en inglés, alemán e italiano, también en el sitio web de la Academia para la Vida, y las universidades católicas y los hospitales católicos del mundo lo están recibiendo para no solo aumentar el conocimiento, sino sobre todo la práctica de los cuidados paliativos. “Compartimos el deseo de promover una cultura paliativa”, tanto para responder a la tentación que proviene de la eutanasia y el suicidio asistido, como sobre todo para desarrollar una cultura de atención que nos permita ofrecer una compañía de amor hasta el paso de la muerte”.

Podría también gustarte...