Mujeres consagradas con alma y corazón en la atención del Hospital Psiquiátrico S. Ignacio de Loyola

Pastoral de la Comunicación.- La sociedad actual, y en especial el mundo de la salud, ha experimentado numerosos y profundos cambios que nos llaman a estar en actitud de escucha y de búsqueda para actuar pastoralmente con eficacia y realismo. La persona sufriente es motivo de preocupación y solicitud en la acción misionera de la Iglesia. Es precisamente, la respuesta en acción que otorga el Hospital Psiquiátrico San Ignacio de Loyola, que fundaron y atienden la Congregación de Misioneras Franciscanas de Nuestra Señora de la Paz, quienes facilitan una atención especializada a enfermos mentales de la zona costa, ubicado en Carretera Libre, Rosarito – Ensenada Km 40.5, Rosarito, B.C.

Con la tarea de cuidar, acompañar y atender a los  pacientes con enfermedad mental de una manera digna, las religiosas consideran que los pacientes deben ser atendidos como hijos de Dios. Su caminar se remonta a más de quince años desde su fundación, empeñándose en la profesionalidad de brindar a los pacientes y a la familia una atención profesional que garantice una atención integral en las diversas dimensiones.

Actualmente la Institución cuenta con espacios para para treinta y cinco personas. El sustento es a base de donativos mayoritariamente, y con las cuotas de recuperación de los familiares de los enfermos. Su funcionalidad requiere de muchos recursos económicos, ya que los medicamentos son de elevado costo y se requiere de personal capacitado que esté al cuidado de los enfermos las 24 horas del día todos los días de la semana. Es de notar que la mayoría de los pacientes no paga lo que le correspondería ya que son subsidiados, pero para que los familiares se hagan responsables les cobran cuotas aunque sean mínimas y deben comprar el medicamento.

Finalmente, el ambiente que se genera con el alma y la entrega de las religiosas en esta ardua labor genera sin duda una experiencia de casa, de acogida y de familia, más allá de la propia enfermedad en la vida de los pacientes.

 

Podría también gustarte...